Aliciente(participación en paraiso de letras)




Caminé solo
por caminos aislados
dejando que la vida
se colase en mí
sin cribar.

Sereno,
domando los impulsos
que dejé yacer
en los herejes deslices
que marcaban un caminar
tan equivocado…

Todo tiembla, se cae
por la parsimonia
de un cerrado círculo
de vanidades sucias
que me llantaban
en la mesa
donde se ofrecía
el banquete de mi vida.

Los cíclicos deslices
vomitaban insatisfechos
terremotos de pundonor
en los cimientos
de un hombre insaciado.

Hoy pienso
que es mejor una derrota
que ampare la nobleza del perdón,
y deje aún entre mis manos
la energía para volver
a luchar por los sueños
que siempre esperan
en el cercano horizonte.

Camino sabiendo
que cada una de mis derrotas
sembró racimos de luz
que me forjaron en tiempo,
tiempo de saber
que todo lo que necesito
está aquí…
En mi ser.

Desperté para saber escoger.


Más en: