Me hago el amor en ti.




Me hago el amor en ti,
suspendo el aire
que se columpia en mi conciencia,
premio a mis sentidos
en la inconfesable mentira
que enjaula mi soledad.

Rompo la angustia de mi corazón
con el inevitable
despertar de los sentidos,
confundiéndome en el
olimpo de tu esfinge
donde poso
el esclavizado deseo
que extingue tu aroma
sobre el correr de mi sangre.

Serena te cuelo en mi armonía,
desnuda habitas en la filosofía
que derrama este dicho,
desasosiego de un capricho.