A diario



La realidad se abre camino entre los venideros sueños que salpican mi mente dando paso a un río de esperanza en el cual brilla el reflejo de un sol resplandeciente en un nuevo amanecer...
Esto significa que comienza un nuevo día, un nuevo día con sus horas que me van marcando la realidad de mi vida, el guión que se materializa y me va forjando cada instante al cual me aferro con intensa fuerza para no defraudarme a mí mismo.
Sentado en la cama mi mente es capaz de esbozar mapas estelares en el techo donde todos los puntos llevan a una estrella, esa estrella que ilumina el trayecto de la senda de mis sueños...
Sueños que se arrastran en los años, algunos casi olvidados aparcados esperando su instante ese instante para la materialización, culminación, sueños que me defraudaron que no se materializan pero que guardo buscando el momento su momento para poder culminarlos
Instantes que transmiten el inicio de un éxodo a un mundo imaginario en el que la felicidad se desmarca del resto de compañeros de viaje, dejando a tras mi odio, mi rabia, mi desasosiego, todas las frustraciones que me afloran para conseguir limpiar, liberarme en este viaje diario.

Y en lo más profundo de este momento en calma, busco en su interior entre instantes sublimes ese camino que en el devenir diario me dé la suficiente seguridad para encarar la vida de forma alegre y sencilla.

2 comentarios:

  1. Di que escribes en el verde de la esperanza, prometo no borrar los días prometo remarcar las noches y sus instantes.
    Di que escribes desde el alma y prometo grabar tu nombre en lo profundo de mi ser.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puedo hacerlo desde otro sitio, pero a veces el alma también debe callar su grito.
      Un abrazo inmenso.

      Eliminar

Hola. Gracias por tu comentario.