Las ilusiones solo se comparten…



Porque "todo" lo que empieza se termina, todo lo que nace, tarde o temprano muere y la inversión de ilusiones a largo plazo te puede dejar una renta pobre.
Y no bastan las ganas para llegar a la meta, la lucha por conseguir los objetivos, que nos marcamos sin darnos cuenta que solo son nuestros y que solo pueden involucrar a los demás de forma voluntaria.
Somos seres humanos y solemos equivocarnos caer mil y una vez en los mismos errores, aun sabiendo que los estas cometiendo, aun sabiendo que se materializaran en cualquier momento.
Porque simplemente a veces la palabras no bastan o incluso son estériles o no llegan y tu mensaje jamás es recogido, dejando una y otra vez tus ilusiones frustradas, muertas e inertes.
El error esta en sembrar esas ilusiones para recoger pronto la cosecha sin abonarlas ni regarlas y querer que los hechos sean como tú imaginas pero las acciones simplemente demuestran lo contrario.
No podemos tapar el sol con un dedo, cuando nos está pegando de lleno y no nos deja abrir los ojos para darnos cuenta que nuestras ilusiones, las forjamos nosotros para compartirlas, nunca para imponerlas.
No podemos cerrar el corazón a lo que queremos sentir, tenemos que dejarnos de estrategias y tácticas para conseguir los objetivos, si para ello necesitamos forzar a los que con nosotros andan el camino.
Porque todo lo que empieza se termina, todo lo que nace, tarde o temprano muere, nunca impondré las ilusiones, aun sabiendo el daño que me estoy haciendo, para no acabar con ese "todo" que en definitiva es mi principal objetivo.

Papa, yo hago parkour





Esto es lo que oí de boca de mis hijos cuando cumplieron los 13 años; Mi respuesta fue ¿que, que ?¿de qué?, si así me quede, como si me hubiese tragado seis meses de gran hermano en latín; Mi yo empezó a trabajar, pensar, yo conocía infinidad de movimientos subculturales de mi época, punks, rastafaris, Skinheadse,etc pero parkour, parkour quien son estos... nene explícate ¿qué es eso?, respuesta: Yo soy un traceurs trazo caminos urbanos dando saltos, frontflips, backflips, mortales... eee,e ¿cómo que mortales? ¿Qué es eso de mortales?; si aquí me salió el padre primitivo que llevo dentro, al cual le salto la alarma al oír lo de mortales, después de una interesante y lúdica explicación por parte de los muchachos quede orientado en el tema, por lo que después de la explicación volvió lo del padre primitivo y el discurso de, nene que te poder lisiar, tener cuidado que osabais a romper la cabeza y cosas parecidas.
Pero el tiempo fue transcurriendo como suele pasar en estos casos, no le das la importancia que las cosas pueden tener y pese a saber que el parkour estaba ahí, vivía conmigo pero no lo conocía y mi intervención con él se limitaba a simples, llevar cuidado, vais a romperos la crisma, pero sin dar importancia a ello.
Un día hace año y medio sobre las 7 horas de un viernes Parkour volvió a presentarse y esta vez en forma de alarma uno de mis hijos tubo una caída, y se fracturo el radio y el cubito de la mano, un susto que nos hizo correr, y pasar unas malas horas y todo a consecuencia del dichoso paskour; Este fue el punto de inflexión que me hizo ir acercándome a este... como diría, movimiento, deporte, arte, no se puede ser una mezcla de todo.
Fui derecho a informarme sobre el parkour necesitaba información y como cualquier padre del siglo XXI fui derecho al google que es una herramienta muy de nuestros días, joder si no fuese por el google cuantos habria perdidos por el mundo, fue allí donde estreche mi lazos de amistad con el señor parkour y donde también verdaderamente me acongoje más después de ponerme al día en mi relación.
a día de hoy estrechado relaciones con el parkour, conocido como el Arte de desplazamiento, es una disciplina que consiste en moverse por el medio ambiente urbano y natural, utilizando únicamente el cuerpo y superando los obstáculos que se presentan en el recorrido de la forma más armónica, fluida y eficaz posible; El objetivo del Parkour es simple, volver nuestro cuerpo una herramienta útil, el ampliar la perspectiva del cuerpo humano y su capacidad, desarrollar nuevas formas de desplazamiento que puedan servirnos en nuestra vida diaria o bajo alguna circunstancia de riesgo. Incluso como simple arte y superación personal.
También se ha unido un amigo más al círculo el Freerunning, es una variación del Parkour que promueve la creación del movimiento corporal, a través de la creatividad y la libertad individual. Como el Parkour, el Freerunning es una actividad que busca la superación, pero son distintos en tanto que la esencia del segundo radica en la estética y la competición (deporte), y en movimientos gimnásticos y acrobáticos que consisten de rotaciones del cuerpo en el aire, como mortales, frontflips, backflips, wallflips y aerials. Movimientos que, por lo general, restan velocidad y eficacia al desplazamiento, y aumentan el riesgo de sufrir una lesión, por lo tanto más peligro a la vista, como diría mi "viejo" y que le vas hacer...
Después de todo pienso que el parkour es su forma de expresarse, una motivación en estos años que están pasando, una forma de encontrarse a sí mismos y que yo a pesar de saber el riesgo que corren tengo que aceptar sus gustos, su forma de ser, y sinceramente y aunque me cueste reconocerlo desde el fondo soy un admirador más de lo que hacen. Pero sin dejar de ser la conciencia vigilante ( vamos, para entenderse, el padre primitivo).

Hablemos



Hablemos de tus males, aquellos miedos que están en tu profundidad, todo ese dolor que acumulas dentro, todo esa carga de heridas, algunas cerradas y otras que siempre estarán sangrantes.
Que me podrías decir de tus ilusiones dilapidadas y de tus sueños rasgados, de tus incertidumbres y tus desencantos.
De lo que quisieras que yo fuese y no he sido, de los fallos que he cometido.
Háblame de tu pasado, de todo lo que ocurrió cuando aún no nos conocíamos y de aquello que, aun conociéndonos, nunca nos hemos contado.
Háblame de tu presente, de cómo es tu día de cómo te sientes a mi lado y del porqué en el transcurso de los días me cuesta tanto entenderte.
Cuéntame cómo es tu camino, si puedo acompañarte y cómo hacerlo, dónde empieza y donde quieres que termine, si tiene bifurcaciones para saber cuáles eliges.
Cuéntame cómo dejaste de construir los puentes de tu ilusión que dirijias hacia mí y dejaste de luchar para empezar a olvidarme.
Dime cuántas oportunidades desperdiciaste por mí y a cuántas te negaste por conocerme.
Dime cuándo te abandono la magia, esa magia que tanto nos unía a pesar de ser tan distintos
Háblame de ti, de lo que te forma y de todo lo que tú eres para volver otra vez a conocerte, y entonces yo te hablaré de mí y de lo que me hace a pesar de todo este tiempo, no conocerte.

Yo te hablaré de mis males, del pasado del presente. Para que te pueda comprender, para que me puedas entender, para darnos una oportunidad hoy, para que sigamos teniendo un mañana. Para que no me cargues unas esperanzas y expectativas de las que yo no puedo saber nada, para que mis dudas no destruyan tu mañana. Para que me abras tus puertas, para que yo no te cierre las mías
Rompamos los muros que los dos nos hemos creado para eliminar el mal que nos va distanciando.

A diario



La realidad se abre camino entre los venideros sueños que salpican mi mente dando paso a un río de esperanza en el cual brilla el reflejo de un sol resplandeciente en un nuevo amanecer...
Esto significa que comienza un nuevo día, un nuevo día con sus horas que me van marcando la realidad de mi vida, el guión que se materializa y me va forjando cada instante al cual me aferro con intensa fuerza para no defraudarme a mí mismo.
Sentado en la cama mi mente es capaz de esbozar mapas estelares en el techo donde todos los puntos llevan a una estrella, esa estrella que ilumina el trayecto de la senda de mis sueños...
Sueños que se arrastran en los años, algunos casi olvidados aparcados esperando su instante ese instante para la materialización, culminación, sueños que me defraudaron que no se materializan pero que guardo buscando el momento su momento para poder culminarlos
Instantes que transmiten el inicio de un éxodo a un mundo imaginario en el que la felicidad se desmarca del resto de compañeros de viaje, dejando a tras mi odio, mi rabia, mi desasosiego, todas las frustraciones que me afloran para conseguir limpiar, liberarme en este viaje diario.

Y en lo más profundo de este momento en calma, busco en su interior entre instantes sublimes ese camino que en el devenir diario me dé la suficiente seguridad para encarar la vida de forma alegre y sencilla.