Buscando Cordura



Vivir en un mundo de ilusiones, de límites por franquear, de senderos por recorrer. Luces remotas danzan en este mundo silencioso, de orquestas misteriosas, donde gritan los pensamientos, chillan y aúllan, atravesando la pantalla de la conciencia, para convertirse en sueños que ayudan a seguir adelante, pese a lo poco que acompañan los tiempos dando vueltas por este mundo, en el que gobierna impávido el tiempo, verdadero señor al que rendir nuestra pleitesía.
Vivir para despertar abrir los ojos en un renacer, ajeno a la esperanza, que se lanza hacia este mar confuso; Pequeños fragmentos delirantes y furiosos, tratan de llegar al borde, florecen tratando de ser alguien en el océano de la generosidad, arrastrando su cometido, entre noches de humo y desdichas personales, tratan de sobrevivir a la demencia, que como un torrente todo lo arrastra hacia el rutina y la desolación.
Vivir como personas aun sin forjar, soportando este abanico de ilusiones, que como espejos rotos por el desengaño y el fracaso, esparcen sus pedazos deshechos para siempre, desgarrando y atrapando la fragilidad del pasado, dejando al desnudo sus almas frente a la sensatez del presente.
Vivir entre engaños evidentes y verdades como puños, que coartan sus conciencias orientando sus pasos al abismo, haciéndolos arrastrarse hacia la locura, dando vueltas cada vez mas rápido, mientras la ilusión muere y solo quedan los estragos de su imagen. Vacíos caminan por el mundo, sin ser capaces de pensar que alguna vez tuvieron una infancia para aprender su futuro.

2 comentarios:

  1. Buscando la cordura ... y cuando la encuentras, el golpe es tan brutal que te paraliza, porque te arroja la realidad con desprecio, la verdad que te asquea, el pasado oculto y el futuro sin un corazón en tu pecho, sin la esperanza y la ilusión en tu mente y dudando si alguna vez existió en ti un alma o fue sólo fantasía para soportar esta realidad brutal que se yergue victoriosa ante tus despojos y ya no puedes pedir que regrese la ignorancia, la cobardía, la insensatez, la ilusión y la fantasía, porque uno mismo se despojó de sus harapos buscando una cordura que por ser tan cruel se escondía

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces el tiempo señor lo cambia todo, la vida es así, o se vive o simplemente, no existes.
      Hay un abismo de tormentos para una caricia y a veces esa caricia te araña, la cordura a ponen los valientes los miedosos como yo necesitamos un escudo de locura para que no se note la tragedia y que más da si en la cordura viven solo los que se inventan la ilusión, yo solo quiero cobijarme en ella.

      Eliminar

Hola. Gracias por tu comentario.