La Conquista De La Felicidad


Ya hace tiempo que quería leer algo de Bertrand Russell y lo he conseguido la verdad es que se puede decir que me ha causado una gran impresión por lo que intentare leer más en un futuro de su obra. Por si alguien quiere dejo el libro:

Descargar La conquista de la felicidad.pdf

La conquista de la felicidad Bertrand Russell(1930)
Podría tratarse de libro de autoayuda, pero nada más lejos de la realidad. Es un libro de análisis claro y ameno sobre los motivos que nos hacen ser infelices y los que por el contrario pueden darnos la felicidad, narrado por un cerebro inteligente que se ayuda de pinceladas de humor y a ironías de forma frecuente. Posiblemente tenga fragmentos que estén caducos el libro fue publicado en 1930, la mayor parte de sus exposiciones, y algunas de las predicciones que en él lanza se han cumplido de forma casi literal, lo que demuestra su visión y anticipación a los acontecimientos futuros.
Russell ve la felicidad como una predisposición en la que intervienen diversos factores, positivos y negativos, a la que se llega potenciando los primeros y evitando los segundos.
Como estado puntual la felicidad no es posible, porque como todo polo, no podría existir si no hubiera momentos tristes, y además también es cierto que hay diversos grados de felicidad.
Por eso la felicidad a la que se refiere Russell es un punto de vista optimista ante la vida, algo hacia lo que se tiende, sin conseguirse por completo nunca. Es difícil resaltar pasajes o frases en un texto que merece ser destacado casi por completo.
Pero destacare algunas reflexiones que me han parecido más que notables. Por ejemplo, para Russell una de las razones de la infelicidad esta en las altas expectativas que tenemos de nuestra propia vida.
Esto es, no todos los días pueden estar llenos de momentos intensos y excitantes que nos hagan sentirnos exultantes de júbilo.
En este sentido, es muy importante que la educación de los niños los prepare desde pequeños para esta realidad:
"La capacidad de soportar una vida más o menos monótona debería adquirirse en la infancia. Los padres modernos tienen mucha culpa en este aspecto; proporcionan a sus hijos demasiadas diversiones pasivas, como espectáculos y golosinas, y no se dan cuenta de la importancia que tiene para un niño que un día sea igual a otro, exceptuando, por supuesto, las ocasiones algo especiales. En general, los placeres de la infancia deberían ser los que el niño extrajera de su entorno aplicando un poco de esfuerzo e inventiva."
En otro capítulo Russell analiza el miedo a la critica que podríamos recibir de los demás como otra de los motivos de la infelicidad, y acaba con esta reflexión:
"Creo que, en general, dejando aparte la opinión de los expertos, se hace demasiado caso a las opiniones de otros, tanto en cuestiones importantes como en asuntos pequeños. Como regla básica, uno debe respetar la opinión pública lo justo para no morirse de hambre y no ir a la cárcel, pero todo lo que pase de ese punto es someterse voluntariamente a una tiranía innecesaria, y lo más probable es que interfiera con la felicidad de miles de maneras."
Me asombra que, en contra de lo que piensan algunos psicólogos de hoy que centran la atención en la búsqueda de la felicidad personal dentro de uno mismo "si no te quieres tú no te querrán los demás", nos habla de una felicidad hacia muestro exterior, por la cual la mejor fórmula es no hacer daño a nadie, intentar que los que nos rodean se sientan a gusto con nosotros, o tener un extenso numero de ocupaciones que llenen nuestro tiempo y nos estimulen. Naturalmente parte de la base de que no tenemos ningún problema realmente grave que nos impida ser felices en un momento dado.
En condiciones normales, nos viene a decir,
"el secreto de la felicidad es este: que tus intereses sean lo más amplios posible y que tus reacciones a las cosas y personas que te interesan sean, en la medida de lo posible, amistosas y no hostiles."
Creo que Russell nos abre los ojos a cosas que posiblemente nunca nos hemos parado a pensar, con el fin de eliminar esas trabas que generalmente nos autoimponemos y que nos impiden ser realmente felices, incluso teniendo cubiertas la mayor parte de nuestras necesidades.
Puede que nunca encontremos la fórmula de la verdadera felicidad, pero si vamos sumando elementos y los combinamos a nuestro modo cada día tendremos más oportunidades de encontrar nuestra verdadera felicidad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola. Gracias por tu comentario.