Lucia



Cuando lucia llego a su casa eran las 20.30 , saco sus llaves y abrió el porta entro dio la luz, al pasar al umbral del recibidor de la portería,  mientras caminaba hacia el ascensor volvió a colocar las llaves de nuevo en su bolso; al pasar por delante del gran espejo del hall del edificio  se miro un instante y vio la cara de cansancio por el trabajo de todo el día en la caja  del supermercado donde trabajaba ocho horas de lunes a sábado; paso su mano por el pelo liberando sus cabellos, que se recogían en una pequeña cola la cual impulso hacia atrás con un movimiento reflejo que posiblemente realizaba varias veces al día;
se paro frente a la puerta del ascensor, pulso el botón de llamada y sintió como la maquina que se encontraba en un nivel superior comenzó a descender, sin dejar de mirar el triangulo que indicaba el descenso del elevador; las puertas abrieron dejando a la chica entrar, giro sobre si y pulso el botón nº 3 del cuadro de mandos, observando como se cerraban las puertas mientras sentía la sensación de impulso que indicaba el comienzo del viaje; bajo la vista viendo que los zapatos estaban sucios pero pensó que no le quedaban ganas para limpiarlos al menos esa noche, en cuando entrara en casa su prioridad seria descansar; volvió a subir la vista mientras las puertas abrían, salió del elevador y nuevamente recupero las llaves de su bolso para abrir la puerta de su apartamento, entro y cerro tras de si dejando las llaves en cima del pequeño mueble de diseño de la entrada.
Lucia solo quería darse una ducha leer un poco e irse a dormir, después del agotador día no estaba para mas, colgó el bolso en la percha de la entrada, se quito los zapatos y enfilo el pasillo  hasta llegar al cuarto de baño donde comenzó a desvestirse, ya desnuda fijo la mirada en el espejo para ver su imagen y vio otra vez las señales de su cara de cansancio mientras soltaba su pelo y limpiaba lo poco que quedaba del maquillaje que puso por la mañana, giro el grifo mientras con su otra mano buscaba el temple del agua, cuando estuvo en el punto entro en la ducha y dejo que el calor suave del agua recorriese su cuerpo.
Después de diez intensos minutos Lucia salió de la ducha, cogiendo una toalla seco su cuerpo con una gran tranquilidad, la que le daba la percepción de relajación de su cuerpo y lo impregno de su crema hidratante; se coloco el albornoz; de repente sintió un escalofrío que recorrió su cuerpo se sintió observada, como si no estuviese sola, pero la inercia del momento le desvió su atención, mientras se dirigía a la cocina.
Lucia entro en la instancia encendiendo la luz, se dirigió al refrigerador y abrió su puerta escudriño en su interior y cogió un pack de leche seguidamente  cerro la puerta y volvió a aparecer un escalofrió que recorrió nuevamente su cuerpo sintiendo esa sensación de ser observada, busco en su alrededor recorriendo toda la cocina con su mirada y no vio nada, a lucia le vino al pensamiento su exmarido Jaime  -este tiene la mente tan perversa que es capaz de haberme puesto alguna cámara oculta para espiarme- pensó y cogiendo un frasquito de café instantáneo vertió una cucharada en la taza para rellenar después con leche y dejar en el interior del microondas para calentar, después de calentarlo se dirigió a su alcoba no sin dejar de echar un rápido vistazo al paso por el salón para tranquilizar sus sensaciones que cada vez eran mas constantes y que empezaban a ser casi obsesivas.
Una vez en su habitación  dejo su café con leche en la mesita y dejando su albornoz sobre la percha se puso un pijama de algodón color blanco con pequeñas margaritas estampadas y tumbándose sobre la cama se coloco una doble almohada para cuando estuvo bien ubicada y cómoda, coger el libro que yacía sobre su mesilla de noche, lo abrió y empezó su lectura por el mismo sitio por el que lo interrumpió la noche anterior, transcurridos unos segundos de lectura levanto la vista e inicio un recorrido por toda la habitación, seguía con su paranoia no se podía quitar de la mente esa sensación de ser observada, que le producía una  escalofriante angustia; Lucia, siguió su lectura con apenas ganas su cansancio era cada vez mayor, solo le animaba lo interesante del libro que tenia entre sus manos,( EN EL PAÍS DE LA NUBE BLANCA  -LARK, SARAH-En el país de la nube blanca es una novela cautivadora sobre el amor y el odio, la confianza y la enemistad. Protagonizada por dos fuertes personajes femeninos y ambientada en la Nueva Zelanda colonial del siglo XIX, recuerda inevitablemente a la película El piano.) de repente y como si su intuición le marcase la pauta su mirada se levanto de la lectura y se clavo sobre el pequeño televisor que tenia en la alcoba, sus ojos se dirigieron al vidrio del pequeño electrodoméstico, no podía ser, su corazón se paralizo para después acelerarse cada vez mas mientras no podía creer lo que estaba contemplando sobre la pantalla apagada del televisor y con la ayuda del reflejo de la luz se podía observar la silueta de una cara que la miraba y la miraba porque en la cara, que se reflejaba se distinguían los ojos, unos ojos muy abiertos que parecían clavados en los suyos; Lucia tras unos instantes sin reacción por fin grito, de sus labios broto un grito seco, que sirvió para sacar la perplejidad que le invadía, pero que a la vez fue contenido por el miedo que le invadía, la chica se quedo inmóvil, sentada en la cama si poder apartar la vista del crista obscuro, mientras la silueta del rostro que estaba visualizando empezó a tomar una coloración entre ocre y rojo como si se fuese consumiendo por el fuego para convertirse en una letras para  terminar formando un masaje perfectamente legible y que decía: “NO ESTAS SOLA YO ESTOY CONTIGO” Lucia no podía ni moverse el pánico se había apoderado de ella junto con el cansancio acumulado del día la dejaba inmóvil al borde del colapso, sintió la angustia que le llegaba del estomago y le iba invadiendo el cuerpo centímetro a centímetro hasta que su mente se desvaneció .
Sonó el despertador eran la 6 de la mañana, Lucia tanteo con su mano y apago el radio despertador , tras unos instantes su corazón dio un vuelco, de un golpe se  sentó en la cama y  elevó la mirada para ver el cristal del televisor, fijo sus ojos todavía lastimados por la luz que acababa de prender en su mesita de noche, pero no vio nada, se levanto acercándose al televisor paso su mano por la pantalla no había nada, bueno… pensó  quizás hubiese sido un sueño,  pero a ella le había parecido tan real… volvió a la cama y se dejo caer unos minutos antes de empezar el duro día que le esperaba e intentado olvidar aquella noche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola. Gracias por tu comentario.