De nada vale



De nada vale tenerlo todo…
Si ese todo no es nada,
Si se aleja la esperanza
Y te vas quedando solo.

De nada vale esconderse…
Ocultarse tras la cortina de la rutina
Ignorar el miedo de volver a equivocarse,
Todo eso ya de nada vale.


De nada sirven las fingidas caricias
Que a diario vagan caminando solitarias
Buscando su verdad por las esquinas
Para poder volar como hace tiempo lo hacías

Tan solo una mirada, una palabra sincera…
Y el miedo pierde todo su significado
Y la mentira cae sin remedio por el acantilado
Y el ansiado olvido ya me ha abandonado.

Por eso de nada vale seguirlo anhelando
Si  siempre que lo estás alcanzando
Se evapora y desaparece en un instante
Con ese aire de venganza arrogante.

Y quedas a la deriva, en el mar de la desilusión
sin puerto donde refugiarte
de la obscura confusión
que no cesa de dominarte.

Y de nada vale llamar al lamento
Refugiarte tras la queja
Para enmascarar el sufrimiento
Que su indiferencia deja.

Y solo tu sabes la frustración
De contenerte el instinto
Mientras pasa el tiempo
Marchitando el corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola. Gracias por tu comentario.