Ansiedad


Caminando por la calla de la ansiedad,
donde viven los hombres impacientes
disfrazando sus vanidades prominentes
en rincones de temerosa obscuridad
Pasea un hombre con su ansiedad
con los propósitos de firmeza
retando a su propia pereza
mientras pierde su dignidad.

Se resiste a dejar de luchar
mientras domina su vanidad,
pendiente de un nuevo despertar.

Corre la calle para comprobar,
que el error de vida es la ansiedad
que tanto le cuesta dominar.

3 comentarios:

  1. No ...
    El hombre que se domina así mismo es un hombre poderoso, valeroso, un hombre amplio, extenso en todos los sentidos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuantos hombres poderosos, de esos capaces de dominar su ansiedad conoces?
      Nadie busca los dictados del corazón, la ansiedad te transforma y nunca buscas en ti la sabiduría que todos conocemos, nos arrastramos al egoísmo sin sentir, sin conocernos.

      Nunca hay que buscar fuera, lo que siempre tenemos dentro, tan solo buscarlo siendo sinceros. Difícil,si... Pero nunca imposible.

      Eliminar
    2. Un sólo hombre que no se supo dominar fue suficiente en mi vida y coincido contigo, no hay que buscar fuera lo que dentro tenemos
      Si te he ofendido, si te he herido, te ofrezco de corazón mis disculpas, he venido y he regresado a ti porque mucho de lo escrito me está llegando profundo y de golpe, te leo y es como si me estuviera viendo en un espejo y asusta

      Abrazo tu alma

      Eliminar

Hola. Gracias por tu comentario.