Con El Tiempo




Eras tu quien me hacías promesas
paseando a la orilla del mar
Y yo las escuchaba y creía a ciegas
mientras las olas no dejaban de susurrar.

Fuiste tú quien me hablaste de futuro
de sueños de amor fuerte y puro,
me juraste con un beso amor eterno
y convertiste en primavera aquel invierno.

Hablabas de lo que nos amábamos
mientras cogías con fuerza mis manos,
de los días felices que estaban por venir
de los sueños que quedaban por compartir.

Fueron días felices
en los que fuimos cómplices,
compañeros perfectos
de un amor sin defectos.

Uno tras otros los recuerdo con nostalgia
con amor, pasión, química y magia
luchando por las promesas que debíamos cumplir,
por el camino que juntos debíamos seguir.

Pero el maldito tiempo se fue llevando
una a una tus palabras arrancando
y aquellos días en que nuestro amor ardía
se convirtieron en tan solo monotonía.

 Veíamos muestro amor derramarse
con heridas abiertas desangrarse,
mientras cerrábamos el corazón
a tantos momentos de pasión.

 La química y la magia se perdió
como el último tren se marchó,
sin volver la vista atrás seguimos
juntos pero por distintos caminos.

 Y hoy somos dos extraños juntos
que convivimos y nos amamos
que olvidamos las palabras prometidas
y con ellas la esencia en muestras vidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola. Gracias por tu comentario.