Prisionero De ti


"Y tú sin notar que mis ojos gritan,
Sin saber siquiera que mis labios hablan,
Que todo mi yo dice que te ama,
que estar contigo me devuelve la  calma."

Déjame huir, déjame filtrarme como agua por las grietas de mi corazón. Te pido perdón, te pido que me dejes olvidar el sentido de mi vida cuando tan solo un centímetro me separo de ti y me dejes regalarte tu olvido en ese silencio tan profundo que vivo contigo; silencio frustrante que recorre mi cuerpo a cada instante, a cada maldito instante y no me deja vivir.
Y lo intento mas no puedo porque tu estas junto a mí, no quiero ser un prisionero de este penal que me encadena, que me priva de libertad que se aferra cada segundo perturbando los minuto de tu vida; te juro que tengo que dejar de quererte de esta forma, con la fuerza que te quiero, sé que esto es un invento de mi corazón para mantener mi amor a flote, que necesitas un tiempo y un espacio que no debo usurpar, pero te pido perdón por los momentos que mi amor te priva del propósito de tu vida la cual respeto sin fin.
Sed  tengo de ti, como la tierra árida  que se colma y arrastra bebiendo hasta saciarse, cuando llega la lluvia de primavera, esa primavera a la que perteneces y en la que perpetuamente vives, dominando como una rosa que impregna con su aroma el oasis de espera al cual me sujeto para no precipitarme en esta vida.
Pasan los años por nuestras vidas, robando susurros y bondades perpetuas que se desprenden, que nos abandonan y que yo no quiero dejar escapar, que cogeré para ti y para mí para que la tormenta de la vida no se lleve esa esencia  que comenzamos aquella mañana de septiembre hace ya no sé cuántos años, en la que mire tus ojos y perdí mi libertad encarcelándome para siempre a ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola. Gracias por tu comentario.