Rosa Rosa





Nació en el jardín de la esperanza,
la rosa rosa que a todos alcanza.
Aprendió la vida de la mano de la obligación,
sembrando  en el camino trocitos de su corazón.

Rosa rosa que fue, en la vida floreciendo,
desojando a cada eterna primavera
un pétalo de voluntad severa.

Pétalos marchitos, que marcaron su caminar,
años de esfuerzo y lucha en a que rosal,
de una vida con futuro en el que pensar.
Rosa rosa que el amor le sorprendió,
en el verano de la esperanza deseada,
que nunca la vida le concedió.

Nadie supo ni cuándo ni cómo aprendió,
pero todo el mundo sabe
el intenso amor que a todos ofreció

Esparció sus semillas en el viento de la vida
y las hizo volar en campos de empeños
impregnándolas del valor y la sabiduría
para recoger la cosecha al madurar sus sueños.

Cambio sus espinas por generosidad,
su aroma lo convirtió en felicidad,
la fragilidad en fortaleza,
la fortaleza la lleno de voluntad
y la voluntad la marco con destreza.

Y la rosa del jardín de la esperanza
busco el otoño para lucir su belleza,
con la herida en su hojas marchitas
y en el corazón sus historia escritas.

Nadie le escuchó lamento
ni en el más doloroso momento,
y dio su amor en aroma generoso,
que embriago hasta el último reposo.

Y el tibio viento de primavera
en negro velo la envolvió,
arrancando la fuerza y belleza
que rosa rosa a todos demostró.

Y se fue marchita  eternamente
del jardín de la esperanza,
nos dejó su aroma en añoranza
y nuestros corazones grabados para siempre.

Nunca una rosa de su jardín arrebatada,
fue tan fuertemente extrañada
y nunca una rosa de su jardín cortada
será tan especialmente recordada.

1 comentario:

  1. Escuchando el tema de Richard Claydeman y leer este momento este bello poema se pone la piel de gallina.Hiperbello.

    ResponderEliminar

Hola. Gracias por tu comentario.