Velar Palabras



Era tan tarde para velar palaras,
las copas llenas del rubí líquido,
los ojos en velo, alegre y confundido,
aquellas risitas interiores excitadas,
las manos arrastradas se buscaban,
exponiendo sobre la mesa los deseos
en sus retozos y tímidos escaramuceos
al calor del vino nos excitaban,
tus labios al borde de la copa
y el caldo inundándolos en beso,
robándote poco a poco el seso,
mientras mi celo desboca
y no aguanto más lo que me provoca,
me arrastro y te como la boca
y noto el momento en que te vuelves loca,
mientras la excitación a mí me disloca.

Y ya es tarde para velar palabras,
mis manos te llevan en alzas
mientras tú, pie con pie te descalzas
y a mi cuello tus manos entrelazas.
Y ya es tarde para velar palabras
ahora priman los silencios,
pugnan cómplices las miradas
y nos invaden los anhelos,
mientras la pasiones
se buscan en intenciones
y corren por nuestros cuerpos.

2 comentarios:

Hola. Gracias por tu comentario.