Frenesis





En solemne orgía de cuerpo y alma
acariciamos la estructura del pecado,
bebiendo de los puros vinos encopados
y el canto de un jilguero en su rama,
pregonando las envidias endeudadas
que aluden a aquellos que añoran,
a los que quieren y quisiera,
trazar líneas de configuración doradas,
romances salidos del corazón,
flores que se disparan al viento
en presumido y pequeño fragmento,
en proposiciones llenas de tentación,
con frases románticas y acicaladas
resonando en los precipitados silencios,
llenos de extasiados y frenéticos jadeos
expuestos en sus consumidas llamaradas,
vamos juntos camino al perpetuo goce,
hundiendo nuestras temblorosas garras
en el dorso de las tersas espaldas,
que se convulsionan en ritmos precoces,
acoplados en dóciles y primarios movimientos
en busca de los  frenesís deliciosos,
que ronda en nuestros ojos pecaminosos
cuando se derrama el éxtasis de nosotros los ansiosos.


Imagen: extraida de la red

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola. Gracias por tu comentario.