Sensaciones



Era yo el que a tu desnudo pecho se asomaba
mientras el ardor de Eros en mi cuerpo surgía,
era mí  ser quien por la piel de tu valle se vertía
y en el incendio del deseo la combustión buscaba.

Y era mi cuerpo el que junto al tuyo rodaba,
fuego de frenesís que en nuestro interior ardía,
en agitadas convulsión  las fuerzas consumía,
y el placer en nuestros cuerpos se desgarraba.

Mil euforias en los corazones jugando,
el éxtasis brindando en el goce sensitivo,
y los ojos cruzados en un grito afectivo

Dime tu quien en el juego acabo ganando,
pues  yo fui un valiente cazador furtivo,
al que su presa con el juego dejo cautivo,

2 comentarios:

Hola. Gracias por tu comentario.