....................................................

Ellos Los Ausentes



Ellos los ausentes, que desaparecieron del presente
y nos dejaron con la tristeza perpetua,
embarrancados en la ansiedad creciente
del tiempo que se marchita en ligera fuga,
ellos los ausentes, que marcharon en silencioso reposo,
prendiendo el dolor de nuestros corazones
en gritos de ahogado sollozo,
anhelos de ausencias con desazones.
Ellos los ausentes, que se llevaron sus presencias
estancando los recuerdos en el tiempo,
que se aleja con la dolorosa compañía de las ausencias,
llenando los vacíos con ríos de triste llanto,
de dolorosos recuerdos
que estrangulan corazones,
de oscuros y negros lutos,
de nostalgias y contradicciones,
de calladas soledades,
de amores arrancados
para ser soterrados
bajo mil ansiedades,
que cubrirán con flores bellas,
que con aromas y fragancias dulces
mitigaran las noches sin estrellas.
Dolores contraídos
en amargos lamentos,
en gritos mudos
de rabia sedientos,
por heridas abiertas
que supuran sufrimientos,
nostalgia que caen a gotas
y se rompen en lamentos.

Ellos los ausentes, que posaran emociones,
con las huellas de sus recuerdos
perpetuados de por siempre en nuestros corazones.

Firmeza




Rodar, rodar perdido y solo,
vagar sin rumbo definido
por el borde del miedo adquirido,
con el alma mirando al infinito
y la mente en prueba infatigable,
revalida constante a la opresión,
opresión que tronca la voluntad deseable
que ataca a la virtud en su contradicción.

Moverte como un junco contra el viento,
burlando los desafíos sin piedad
hasta de la más aciaga tempestad
que mina la fuerza de tu aliento;
arrinconar con valor a la flaqueza,
bebiendo en el manantial de la fortaleza,
ese caldo que te templa en constancia,
y fortalece y enriquece la conciencia.

Pasear sin mirar al alambre,
sintiendo que se arquea con el peso
de mil dudas que te cubren,
en el complicado descenso,
de la voluntad camino del corazón;
sin vacilar, me aferro al tesón,
para mandar a la firmeza en expedición
a la conquista de mi débil corazón.

Ya no quiero más pereza
vagando por mi interior,
si no la fortaleza de mi firmeza,
elevada a un estadio superior.

Un Merecido Premio.


La joven autora Madrileña de 26 años Martha Asunción Alonso  ha sido galardonada este martes con el Premio Nacional de Literatura en la modalidad de Poesía Joven 'Miguel Hernández' correspondiente a 2012 por su obra Detener la primavera. El premio distingue una obra de poesía publicada en 2011 por un autor español menor de 31 años. Está dotado con 20.000 euros.
Es licenciada en Filología Francesa por la Universidad Complutense de Madrid  y en la actualidad, compagina la creación literaria con clases de docencia en Francia.

 Su obra que ya fue reconocida con el premio La Voz + Joven de la Obra Social de Caja Madrid (2009) y el Premio de Poesía Antonio Machado de la Fundación de Ferrocarriles Españoles (accésit en 2009).
La autora ha publicado los poemarios Detener la primavera (2011, Premio Antonio Carvajal, Ediciones Hiperión), Crisálida (2010, Premio Nuevos Creadores de la Academia de Buenas Letras de Granada, Editorial Alhulia) y Cronología verde de un otoño (2008, Premio Blas de Otero de la UCM, Ediciones UCM).

THE HOUSE AMONG THE ROSES (Monet, 1925)


Todos la señalaban con el dedo, asentían,
se alejaban para observar mejor, muy fijamente,
como niños siguiendo una cometa por la playa.

Una mujer incluso usaba unos prismáticos,
muy seria y sigilosa, la cabeza inclinada,
igual que si escrutase un mapa falso del tesoro.

Yo me sentía imbécil. Recuerdo que pense: quizá
la casa entre las rosas esté fuera del cuadro,
donde nadie la piensa,
allí donde se nubla tu mirada.
Quizá hayamos perdido el tiempo buscando el animal,
nunca su sombra;
el destello del sol sobre la fuente, no la sed.

Seguí pensando un rato, como ciega,
mientras los japoneses sonreían.

Porque tal vez la casa sólo fuera las rosas
y aquel cielo turquesa,
alegría compacta y lumbre fácil.

Hoy creo que la casa entre las rosas siempre fuimos
nosotros. En su busca.

(Martha Asunción Alonso, Detener la primavera, Hiperión, 2011)

Mas poesía de Martha Asunción en su Blog http://cronicasdenaoned.blogspot.com.es/ cronicasdenaoned.blogspot.com.es

Soy Tu Sueño



Me dices que yo soy tu sueño
el único reclamo de tu empeño,
que sueñas en sueños despiertos
que a veces te parecen tan ciertos,
que puedes oír a lo lejos,
la música de un perenne concierto,
alrededor de tu sueño caprichoso
con notas de sonido delicioso.
Me dices que yo en tu sueño
soy el único que puede ser tu dueño,
que sientes, mi beso y mi caricia,
que mis manos te tocan con avaricia,
agitándote en el deseo
hasta derramarte en tu goteo,
desecha entre gemidos
ahogados en gozos prohibidos.
Me dices que yo soy tu sueño
que yo de tu cuerpo me adueño,
que te relajas sobre mi pecho,
mientras a tu lado duermo,
que es tan real que solo deseas esperar,
esperar para nunca más tener que despertar.
Y yo solo te digo
que dejes Ya de soñar
y que vueles conmigo
en tu dulce despertar.

Vencido





Y ya estás aquí, cortejándome de nuevo,
arrastrándome con todas tus fuerzas,
ahora que sabes que estoy plenamente solo
en esta desorientada y traidora tristeza.

Te acercas a mí, con tú lento e impávido sigilo,
camuflada tras la bruma del olvido,
que me arrastra como un barco a la deriva
en un mar de loca tormentas desmedida.

Sabes que no te puedo mirar
que tus ojos son el precipicio
por el que siempre mi razón, dejo escapar
y me burlas con tu presencia y desprecio,
mientras bailas esa danza interminable
que para mí es un vicioso deseo insaciable.

Me empujas a ese largo precipicio,
con el cuerpo en sudoroso desnudo de vicio,
y te ríes, si, te ríes, con salvaje malicia
cuando me plegó al asalto de tu caricia.

Déjame y no me abraces con la lujuria
para despreciarme en tu pecado,
en ese fatal juego desbocado
que me hace prisionero de tus labios
y arlequín de tu ardiente fantasía.

Quiero huir y me jalas, me hechizas
sin la más mínima oportunidad de escapar,
pegas tus labios a mi pecho mientras,
mientras clavas tus uñas en mi espaldar;
sacias tu sed de poder, bebiendo en mí,
como una loca en excitado frenesí.

Tu frente junto a la mía
tus labios acosando con rabia,
en embates de bruta locura
embriagados de dulce calentura,
y yo me humillo, ante la fuerza de tu perversión,
clavo mis manos, cierro los puños y templo mi tensión
estoy perdido en la tela que me has tejido
y me rindo porque quiero que sepas, que tú, has vencido.

La lluvia Grita Voces



La lluvia que cae gritando a voces,
que los amores ya no son como entonces,
la luna valiente
se moja la frente,
y mira en secreto
ese amor obsoleto.
El otoño ya no inunda tus brazos de flores,
ni las palomas son de colores,
se moja la calle vacía
y calle abajo va mi poesía,
se mojara para siempre,
borrando el mensaje presente
y ya no podrá acompañar a las flores
con aquellos preciosos rumores,
porque mi pensamientos en blanco se quedaron
como los textos que las aguas borraron.
La lluvia cae gritando a voces,
que ya no existen corazones veloces
que suplique amores galantes,
amores como los de antes,
que enamoren con cortejos atentos,
que se cuelan dentro de los pensamientos,
para arrastrar a los corazones
al desenfreno de las pasiones.