Sentado

Hombre sentado - Katia Acín
Sentado, despertando
en las lajas de la vida,
con la maraña confundida
y el abismo esperando el salto perfecto;
diez lunas perpetuas
en una noche eterna,
devorando mi voluntad, en la caverna
de las inquietantes sombras,
royéndolas una tras otras
con el nacimiento de las horas,
estancándome en el blanco
arrancándome el pensamiento,
mientras la conciencia, oportuna
se esconde tras el lleno de la luna
y otra vez más el precipicio
debajo de mis pies desnudos,
el vacío de los desalientos
y el amargo arrastre del desquicio,
mientras, la vida en un tren en marcha
que se aleja y aleja en el horizonte
y yo sentado en el constante
anden de la estación desesperada,
las maletas llenas de sueños enfrentados
los presentes ya alcanzados
y los futuros con tintes difuminados,
todos ellos colgados,
entre las corcheas y fusas de una partitura
que se cayó del fondo de mi corazón,
rompiendo los ritmos de esta mi canción
convertida en un grito de locura,
en una voz inconsciente
que me empuja fuera de la laja,
donde nada me sostiene,
donde todo se desploma a un infinito,
se desalman los estímulos
cual frágil y delicado muñeco,
en manos de un destino hueco
con surcos negros,
surcos de incertidumbre colgada,
donde mi todo se vuelve nada
y caigo en el vacío
y la tristeza del ánimo.
                     al final…
sé, que hay esta la luz.

2 comentarios:

  1. La paciencia es la parte más delicada y digna de la grandeza del alma,
    y también la más escasa. La paciencia está en la raíz de todo.
    La misma esperanza deja de ser felicidad
    cuando va acompañada de la impaciencia.
    Siempre encontrarás una esperanza por difícil que parezca,
    el camino y el Sol no se oculta
    para el que sabe confiar en el creador eterno.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Aliss puede ser que lo que mas falta haga sea confianza.

    ResponderEliminar

Hola. Gracias por tu comentario.