La Batalla



Hace tiempo que lo necesitaba, nuestro tiempo, una guerra en el descanso, el olvido del tiempo que se va alejando, mientras tú y yo aquí nos vamos quedando, varados y abrazados en el campo de batalla; así despertamos esta nevada mañana de invierno, con los brazos entrelazados, con los cuerpos pegados; despertaste con un susurro ensimismado, una llamada de amor en la lejanía, un invento de mi corazón que te llena de armonía y te saca la más  cómplice de tus sonrisa; he burlado las prisas para darte mi atención, para esperar agazapado tu despertar, ese abrir de ojos que envidia la luz del día y me premia con una sonrisa, me gusta cuando despiertas así, te siento segura, dominadora y eso te vuelve seductora, me haces pequeño y se me agranda el corazón, noto tu firmeza, tu cálida maldad, las ganas de seducirme y me dejo llevar.
Recuerda que te he intentado besar y esquivado y burlado del otro lado me has dejado y en tu cuello mi beso se ha posado y otra vez he notado que sentías que habías triunfado, yo me he rendido como el más heroico soldado, buscando la compasión del enemigo y por supuesto que la encontré.
Pese al frio tu piel era como siempre, tan suave y delicada como el blanco pétalo de la flor del almendro, tan frágil y cálida que las caricias de la lucha podrían dañarla y aun así estabas en la batalla con la ansiada intención de derrotar al enemigo.
Tu estrategia ha sido perfecta el enemigo está distraído observando tus flancos y lo has asaltado inmovilizándolo con tu cuerpo y tus mano, mientras tus armas de seducción se propagan por el campo de batalla desarmando cada réplica del enemigo.
Ahora mandas en la guerra y en el juego y arrastras mi pasión y noto que tú te quemas en una llama que calienta nuestra cama y la lanza hasta el mundo de fuego, mientras intuyo que se acabó el juego y manda la intuición y ahora la batalla es libre y la sufre el corazón el fuego cruzado por balas de delirio extasiado que dejan rendido al mejor de los soldados; hoy has vuelto a vencer y ahora soy otra vez prisionero de tu ser.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola. Gracias por tu comentario.