El Gato





Un abismo
detrás de un instante,
un sudor frio
y un pensamiento delirante.

Una aguja cosiendo el corazón
que se derrama de ambigüedad
y un orgullo arrastrándose a la sinrazón.

No sabe el gato
que pasea por el tejado,
que la luna se precipita al amanecer
antes que el sol la llegue a convencer,
que estando juntos,
el día no tendrá atardecer.

Y el gato se sienta,
bajo la luna se lamenta,
maullidos de pasión
por el callejón,
corre la noche exenta
de sonrisas dispuestas a florecer
por misterios que de vicios son poder,
labios de bocas abiertas
que mordisquean ternuras desiertas,
manos que se quedan abiertas
sombras que no encuentran sus puertas.

Y el gato pasea desolado
la desilusión por el tejado,
esta noche vicio negado,
mira la luna
gato enamorado,
hoy la fortuna te ha abandonado
la noche burlo tu corazón
y lo que fueron maullidos de pasión
runruneos de desilusión, son.

Imagen: Ilustracion Oniris Leticia Zamora

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola. Gracias por tu comentario.