Interfectoribus Meam Ego



Vinieron a verme morir
entre exilios de aire
suspiros que nadie,
quiso compartir
y resulto que yo estaba pensando en mí,
que el corazón seguía latiendo
al ritmo perenne del movimiento,
de las causas que no concebí.

Me dejaron estar loco,
con escusas revocadas
gastando las palabras
que les producían dolores hepáticos,
se retorcían en la escucha
de una mente esquiva,
que se fugaba superlativa,
reiterándose en su locura.

Me dijeron que abandonara
las lunas perdidas,
sin saber que si las dejaba
yo sería otra vez, “nada.”

Se reían impolutos
con sus finas carcajadas,
de mis sueños moribundos
con sus caras desencajadas.

Me preguntaron
el  porqué estaba perdido
y les dije que sus pisadas
andaban en un solo sentido,
que no entendía
porque no podía, ser yo
lo que los demás habían sido;
me dijeron que borrase
el yo que había concebido
y que pusiese delante
sus argumentos erguidos,
querían matarme
a silencios sin latidos,
querían verme morir
con vómitos reprimidos
del yo, que tenía concebido.

No sé si lo deje morir
o vive todavía en mí,
pero estoy seguro que por aquí,
queda un yo, tratando de sobrevivir

Imagen: Poesia americana. Los atletas cosmicos - Salvador Dalí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola. Gracias por tu comentario.