La Dueña


Y llego la mañana clandestina
disipando los luceros en la neblina
y la luna ahora es mandarina,
por el sol que la contamina.

El silencio se levanta en la mañana
tejido de mortal trampa
se revela el sol con su mirada,
mientras el roció lo dibuja
de intensas y húmedas pinceladas.

Vive aquí silenciosa y callada
la que en vida robo mil y una almas
de libertades cargadas,
y  su castillo de mentira trasparente,
tejidos de hilos ignorados,
levantados por arquitecturas concretas,
caminos expuestos en vetas
donde cuerpos son cercenados,
sin lamentos, quejas, ni reproches,
la dueña escondida tras la noche.
vestida con traje de sigilo,
con los sentidos apoyados en el hilo,
lanza
la esperanza,
que abre camino
a la confianza,
y a su victima
le marca el destino
y en pos de la nada,
queda varada
la lucha inútil y desesperada,
y la libertad se presenta sesgada,
mientras el tiempo
destroza el aliento,
del que se apresa en el movimiento
mientras la mañana camina contundente
con las esperanzas truncadas.

Mortaja ceñida en plena altura
de seda, blanca sepultura
y en el rigor de la envoltura
la muerte, silenciosa y pura,

Imagen: Agapxis

3 comentarios:

  1. Magnífico el poema y la foto, de la que he visto que eres el autor, realmente me ha impresionado.

    ¿Es un fotomontaje o realmente has pillado al bicho encima de una cepa?.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  2. Siento defraudarte Maria pero lo de la fotografia no es lo mio, esto es, como dicen en mi pueblo un churro y encima con un smartphone, carai con la palabrita o sea un telefono movil con una canara malita pero me salio bastante bien y aqui esta la arañita y la idea que se fue forjando en las horas posteriores. Un saludo para ti y gracias por tu tiempo.

    ResponderEliminar

Hola. Gracias por tu comentario.