La Vanidad Y La Memoria.




Dicen que un día la memoria y la vanidad se pelearon entre sí.
La memoria decía:
- Fue así.
Y la vanidad replicaba:
- De ninguna manera. No fue como tú dices.
La memoria repetía.
- Yo te digo que fue así, me acuerdo perfectamente .
Pero la vanidad insistía:
-Yo sé que no pudo haber sido así.

Cuanta la leyenda que las dos se pelearon duramente por ese asunto, se pelearon y se pelearon...
Al final sucedió lo que siempre sucede.
La vanidad se puso tan firme que la memoria, cansada de argumentar inútilmente se dio por vencida.
El hombre, desde entonces, dejó de confiar en su recuerdo más fidedigno y prefirió dar por cierta la historia que a su vanidad y a su orgullo más les convenía.
Jorge Bucay.
 
¿Cuantas veces prostituimos nuestra memoria para que nuestra vanidad se pasee por delante de nosotros, mientras cerramos los ojos en busca de una feliz ceguera que nos satisfaga.?
¿Cuantas veces pecamos de vanidosos y sin darnos cuenta perdemos el sentido de la realidad ganando un montón de nada?

Imagen: Tablas -La vanidad- Pedro Mercedes.

2 comentarios:

  1. Realmente la prostituimos demasiado, tendemos a tener memoria selectiva y no sólo en cuestión de vanidades.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si vivimos en una orgia constante de despropositos, que por lo general no reconocemos y aunque cueste reconocerlo bailamos con la hipocresia muy a menudo. Y el que este libre de pecado que tire la primera piedra.

      Eliminar

Hola. Gracias por tu comentario.