A Momento II



Y he aquí el deliro
de un fuego que me consume en sueño,
concedido en la cobardía
de una experiencia
en carne propia,
donde la sombra de la noche
consumida por la llama,
me cuelga
en los bancos de arena
de un reloj que se derrama,
mientras mantengo a salvo la conciencia
de morir enterrada
en el fondo de mi almohada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola. Gracias por tu comentario.