Niños Y Hombres



Mientras los niños no crecen,
los hombres no hablan
y las olas de juventud se fijan
sobre las arenas del alma,
posando los recuerdos que nunca perecen
en los rincones que nadie alcanza,
mientras en los campos de esperanza,
se matizan experiencias
y el niño se destierra
en busca de consuelo,
posando los pies
a ras del suelo.

Niños fuimos, unos días bellos,
éramos inocentes,
brillantes diamantes,
por pulir sus destellos.
Ellos
quieren crecer,
que son ellos
si no niños a la espera,
de deseos incendiados,
de ser hombres sin primavera.

Mientras los niños no crecen,
los hombres desesperan,
entendiendo los vientos que llegan
y a la memoria entumecen;
sayal de vida que espero,
tras la espalda camina por sendero
y el ocaso se presenta postrero,
que en pasos el final será certero.


"Quien más anhela la experiencia antes se prepara para dejar un legado"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola. Gracias por tu comentario.