El Gemido



Empezó en el instante
en que nuestras pieles se tocaron,
abatidas por la desesperación
que nos retenía
en la humillante distancia
de una mirada
desesperada,
percibí el escalofrió
que recorría tu cuerpo,
como rayo helado,
por fuego evaporado,
cual si sintieses
necesidad de perderte.

Mire tus ojos
recogerse tras los parpados,
que los prendían con vigor
en un sueño de amor,
en el breve exilio
en que la dulzura
abandono tu cara,
para ser recuperada
por la alegría excitada
de la sensación desorbitada,
que puso mi beso,
pillo y travieso,
más húmedo que nunca
en la orilla tensada  de tu nuca.

Tus manos se cerraron
y a las mías apretaron,
vi tus labio ofrecerse
a la entrada inmaculada
del aire que necesitabas
y en el centro de tu ser
surgió todo el poder,
arrancando en el crepúsculo
un grito mayúsculo,
de sonido indefinido
que exhalaste, en gemido.

2 comentarios:

  1. UN DESENFRENO DESATADO CUANDO LA PASION AFLORA EN TODA SU MAGNITUD,CUANDO EL MUNDO SE DETIENE Y NO EXISTEN MAS QUE DOS.
    EL GEMIDO,CUANDO NO EXISTE MAS LENGUAJE QUE LAS MIRADAS Y CARICIAS
    COMPLICES..........................UN AGRADO LEERTE AMIGO MIO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Grabiel, es un placer contar con tu amistad.

      Eliminar

Hola. Gracias por tu comentario.