Hay un Alba Esperando



Hay un alba esperando
después de esta vigilia,
donde la noche se hizo
esencia entre tu piel,
tiñendo la placida melodía
sobre los pétalos de tu clavel.

No sé si fuero los toques limpios
de colores que dejo mi pincel,
o los vicios desmedidos
reflejados en el espejo sin bisel,
que imitaban endiablados
los gestos de tu vaivén,
los que dejaron
mis ojos desorbitados
en el abismo de un desierto
de bancas sabanas de satén.

Cuerpos enlazados,
corazón acelerado,
corazones desorbitados.

Perfecto fue recorrer
tu geografía de bella mujer,
aún recuerdo en esta madrugada
donde mi memoria sosegada,
grabo los cielos profundos
de tus encantos desnudos,
perfecta simetría
sin pudor ni cortesía,
saltando las barreras
que protegían tus caderas
con diez yemas encendidas
perfilando líneas subjuntivas,
en el plano imaginario
que libero
la caída de tu vestuario.

Manos decididas
jugando consentidas,
buscando ese momento
que cuando llega
llena de placer el sentimiento
y se va la madrugada
con el placer de tener
tu gracia de mujer
sobre mi piel acurrucada.


 Cada día es un volver a enamorarme, si amaneces entre mis brazos.


3 comentarios:

  1. que bello y dulce
    cuando son dos personas y terminan siendo una el amor es bello

    ResponderEliminar
  2. Divina la suerte de la mujer,que te enamora en cada amanecer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enmanuell, creo que no es así, la suerte es mía por tenerla a ella en cada amanecer.

      Eliminar

Hola. Gracias por tu comentario.