Atrevido Soñador



Yo no sería un atrevido soñador
si pudiese ser capaz
de partir el mundo en dos mitades,
yo no sé lo que quiero,
solo sé que quiero estar solo,
tan solo que se hagan las horas eternas
y es entonces, cuando se escapan las horas
y quiero escribir versos,
para derrumbar fronteras,
no sé cuáles son las mías,
pero sé que son manías,
esas manías de dividir el mundo
en mitades dobladas,
perfectas y sincronizadas,
para esconderlas debajo de mi almohada,
así tener más cerca
los sueños mundanos,
que nunca consigo
alcanzar con mis manos,
sueños mundanos
para poner en tus manos.

No sé cómo róbale las notas
a una melodía de amor
y regalártelas para demostraste
que todavía sigo amándote,
como aquel primer día
en que invadiste este espacio,
mi espacio interior.

Aquí está el que sueña,
con una flor en la mano,
una lagrima pequeña
y la felicidad en un ramo,
y no es de dolor la lágrima
que riega el ramo,
donde brota la flor
prendida de tu mano
y si es aroma de amor,
que germina en tu mano.

Imagen: Misha BurlatsKy  -coda-

2 comentarios:

Hola. Gracias por tu comentario.