Un Rayo



Del propósito envenenado
presto a suplica del deleite
fundí mi aliento entrecortado
bajo el arco radial y sublime
de un rayo de luz aciago
que cruzo mi cuerpo varado
a siete centímetros separado
del vértice geodésico incrustado
en cada uno de los promontorios
de tus pechos ondulados.

He aquí un hombre inmovilizado
cual belleza de mujer deslumbrado
Y te pregunte.
¿De qué profundo cielo vienes
y sobre que abismo tú me sostienes?
Yo no quiero respuestas pospuestas
tengo sed de explorar siluetas
y urgencias cargadas de intención
para pasearme por el jardín de tu tentación.

Mis ojos alcanzaron
tu solsticio de verano,
para llegar al cenit liviano
que descontrolo mi mano,
que fue directa al corazón,
a tu súbito corazón
de ser humano.

Cinco yemas encendidas
de sensaciones transmitidas,
una profunda corriente
de flujo permanente,
que dejaron a este hombre
sumido en la locura,
perdido en la compostura
de un susurro permanente,
por un te quiero permanente.


Imagen: -Moths-  Marta Dahlig

2 comentarios:

  1. me sabe a pasion de un hombre enamorado
    muy bello gracias mi poeta
    me encanto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por estar hay simpre amiga Pamela del pilar.

      Eliminar

Hola. Gracias por tu comentario.