Buscar El Camino



Sentir el miedo a afrontar el camino
saber que la traición y la mentira
están latentes en el sentido
tras los gestos de la vida,
agotándote en el sufrimiento
de realces a minucias
que solo tu adivinas,
en seguro entendimiento.
Buscar la soledad
tras la  injusticia soberana
mientras curas las heridas de la verdad
entre bambalinas de serenidad plana.
Callados silencios
en los que se refugia tu alma
para buscar la luz de tu magia
y la seguridad de tus actos,
saber que las lagrimas
fortalecen el corazón
y que las alegrías
no saturan la acción.
Y entender que en el camino
los ojos se cierran
a lo que es evidente,
pero el corazón sabe siempre lo que siente,
que la fe se expande en seguro,
asentanda en la confianza
y vestida de amor puro.

“Solo el hombre que cree en sí mismo
es capaz de encontrar el camino”

imagen: -Winter Soldier- Sam Weber

la Otra Luz



De tanto buscarme por los caminos
me pierdo en los rincones nuevos,
que todavía desconocen mi interior
aquellos a los que nunca llega  el color.

y es que la luz va sin prisa
midiendo a la pluma sus palabras,
quitándole espacio a las sombras
para vestir el desnudo de un renglón sin nada.

y sucede que el espejo me devora
entre granos de sílice trasparente
y me muestra en primicia
la luz que me acaricia tibiamente.

y los ojos vacían mi propia mirada
de los gestos que me siguen constantes,
tal vez a la desesperada
por salir de la injusta sentencia condenada.


quiero sentir el crujido del cristal
como el rugir de la libertad,
escapar de la luz, buscar otra claridad
por la que no dejarme atrapar.

claridad que será serenamente concebida
mientras la pluma se vacía,
en un orgasmo de tinta ensombrecida

eyaculando la felicidad reprimida.

Imagen: " Alfonso fernandez
Aunque de frente pero distintos" -

De Par En Par Salieron

De par en par salieron las palabras,
que difícil ser ave y pequeña
cuando vuelas en una tormenta
que te lleva a la deriva
suspendido en el epicentro;
después de una primavera
miras el bosque
y todos juegan a ser príncipes
de la bella sabiduría,
pero el que consume el invierno
sabe que bajo el cielo
incrustado de nubes todos tragamos dignidad.

Y las palabras salieron de par en par
y los versos cosiendo la boca,
que regurgitan  metáfora,
que los sabios contemplan
en tenue ignorancia,
y los pájaros se mojan
con la fuerza de la lluvia
y en el pico se llevan
la música de la poesía.

y como dijome alguien importante:
“nadie es perfecto, pero somos especiales para alguien y eso es lo que cuenta”





Abacos De Sueños



Ábacos de sueño con varillas de acero,
mares de duda desbordadas
por tormentas desordenadas,
los escalofríos tejiendo escaleras
y erizando sobre la piel el bello.

Cuentas que corren y se detienen,
cuentas que son y se mantienen.

Ojos constantes y amables
expuestos a una perfidia,
de una confusión que insidia
los pretéritos dominantes.

Ojos prendidos de enigmas
expuestos a esperar decisiones,
disparos mortales de ilusiones
que hieren las verdades supinas.

La soledad transita interminable
para asirse en eterna compañía,
vela quemando el corazón que confía
cruzar el puente del destierro insoportable.

Ábacos de sueños con cuentas titilando 
y el yo, expedido en profecía,
desnudo en el infinito del día
y en el refugio de la noche amparado.

Las espirales se acostumbran
a vivir en la desolación,
peligrosamente rehúsan la conclusión
que los miedos acechantes se llevan.

Ábacos de sueños que embriagan la mente
viajan en el tren sin retorno,
directos al país del soborno
donde los errores son cuentas pendientes.

ya no quiero dar cuentas a la vida
si para ello tengo que pagar con decisiones,
que rompen el corazón a borbotones

y se lleva mi cordura dividida.

Niños Y Hombres



Mientras los niños no crecen,
los hombres no hablan
y las olas de juventud se fijan
sobre las arenas del alma,
posando los recuerdos que nunca perecen
en los rincones que nadie alcanza,
mientras en los campos de esperanza,
se matizan experiencias
y el niño se destierra
en busca de consuelo,
posando los pies
a ras del suelo.

Niños fuimos, unos días bellos,
éramos inocentes,
brillantes diamantes,
por pulir sus destellos.
Ellos
quieren crecer,
que son ellos
si no niños a la espera,
de deseos incendiados,
de ser hombres sin primavera.

Mientras los niños no crecen,
los hombres desesperan,
entendiendo los vientos que llegan
y a la memoria entumecen;
sayal de vida que espero,
tras la espalda camina por sendero
y el ocaso se presenta postrero,
que en pasos el final será certero.


"Quien más anhela la experiencia antes se prepara para dejar un legado"

A Momento II



Y he aquí el deliro
de un fuego que me consume en sueño,
concedido en la cobardía
de una experiencia
en carne propia,
donde la sombra de la noche
consumida por la llama,
me cuelga
en los bancos de arena
de un reloj que se derrama,
mientras mantengo a salvo la conciencia
de morir enterrada
en el fondo de mi almohada.

Puedo



Puedo hablar de amor
inyectándome ironía en las venas,
puedo ser el autor
de una oda embriagada de penas,
o pincelar alegrías
desde un mismo cáliz amargo,
beber frutos ocultos
néctares exóticos
a efímeros tragos,
y ver la luz en los ojos
de tus gestos misteriosos.
Puedo reír rodeando un grito
mientras a flor de piel mi alma
se eleva tres pies por encima
de muestra cama,
para capturar tu sonrisa
en la gota de tinta
que ilumina el escrito.
Puedo encerrar los ritmos en un trance
y escribir en las alas de este hombre
un verso sonoro y cristalino
que busque la libertad jugando con el destino.
Puedo asaltar tu cuerpo como
poderoso soldado,
imaginar batallas en campos abiertos
que a los vencidos les parecen desiertos,
puedo palpar montes divinos
ardientes volcanes perfectos
y desearte entre la luz de los reflejos
que huyen de una copa de vino.
Puedo verte en la noche,
decir tu oración,
conversar con las estrellas
y morir en el aroma de una flor,
mientras escucho una canción.
Puedo deshacer el frío hielo
de un invierno colgado en tu corazón
con tan solo cogerte del cielo,
soles, con rallos de pasión.

Imagen: Max Szoc - Sparkling Desire -

A Momento I



Hay una luna de media noche sonriente
fingiendo luz sin parar
y un reloj vacío
de segundos que cantar,
hay un rito en su silencio
que inunda mi mente
y un corazón en la sombra
apunto de dejar de latir,
cuando la luna sea difunta,
vendrá la luz que más calienta,
entonces los segundos andarán alegres,
entre girones de mente
y el sito corazón de la penumbra
volverá de nuevo su tic-tac a sentir.

No hay Limites En La Noche



Cuando pienso en ti
tu mirada perfuma mi pensamiento,
mas tus ojos presienten lo que siento
y perfumándome se apoderan de mí.

Y sé que:

No hay límites en la noche
que tú y yo no seamos dignos de romper,
ni roce de manos en piel
solo lengua que en tierra de venus gusta la miel.

Sublime ardor de vientre
que quema a otro vientre,
labios prendidos
que asfixian jadeos prohibidos.

Ojos perdidos
persiguiendo los sentidos,
ojos cerrados
placeres buscados.

Manos que pasean caricias
por cuerpos bañados en ascuas,
pluma que acaricia la letra
que seduce la noche perfecta.

No hay noche que de luna clara,
trasparente la sensualidad de nuestra piel,
ni rayo de luz que sea tan fiel,
que más pasión que yo en ti dejara.

No hay límites en la noche
que nos impidan gozar,
ni barreras que nos hagan parar,
ni un instante para dejarnos de amar.

Esta noche una flor llamo a las puertas de mi corazón,
abrí
y eras tú vestida de pasión.

Imagen: via Kelligendron

Y Las Musas



El tiempo se marchita
dibujando instantes
de felicidad explicita.

Se lleva el verso,
mientras las musas sentadas,
¿Donde están las musas?

Junto a la ventana del corazón
espera el sentimiento,
desnudo de intención
engañando al conocimiento.

Y la musa, ¿donde están?

Serán las cenizas  de un fuego extinguido,
o serán los rescoldos
que arden consumidos
en el calor de un cuerpo destruido.

Ya no quedan lágrimas que se derramen
por las mejillas del dolor,
dispersadas para que apaguen
ni las ascuas del pundonor.

Y las musas mientras tanto,
¿dónde están las musas?

Sé que están hay, no las oigo,
infieles me abandonan,
mientras se consume el incendio
de las verdades que no perdonan.

Y quedo solo con mis excusas,
abandonado de mis propias musas,
que se llevan el silencio
con el que converso a diario,
fiel confidente
amigo de mi mente,
consejero de razón
próvido mensajero del corazón.

Y las musas, ¿Dónde están las Musas?

Me dejaron sin misión,
se llevaron mi visión
y con ella la evocación.


"Sin musas mi verso es imperfecto y la cordura no tiene locura con que iluminar lo que quiero recitar"

Imagen: Grabado por Macbeth después de un cuadro de G. Romanus - Via Intaglio-fine_art.