No Podemos Volver



Nosotros ya no podemos volver atrás,
es la vida la que no para de empujar,
es el tiempo que se consume insaciable
bajo las hojas bancas de un almanaque,
que se mutila con heridas cíclicas
que sangran hasta la última gota
de un nostálgico diciembre,
es mejor volver a vivir
persiguiendo el tiempo,
para acompañar las horas,
que pararse en el ocaso del ayer
dibujando recuerdos que ya no volverán,
es mejor poner la mirada en el horizonte
y marcar una sonrisa complacida
mirar a ambos lados
y ver que somos los únicos

capaces de saber hacia dónde queremos caminar.

Imagen:  – Mitch Griffiths
 Bird Of Player -

Atrevido Soñador



Yo no sería un atrevido soñador
si pudiese ser capaz
de partir el mundo en dos mitades,
yo no sé lo que quiero,
solo sé que quiero estar solo,
tan solo que se hagan las horas eternas
y es entonces, cuando se escapan las horas
y quiero escribir versos,
para derrumbar fronteras,
no sé cuáles son las mías,
pero sé que son manías,
esas manías de dividir el mundo
en mitades dobladas,
perfectas y sincronizadas,
para esconderlas debajo de mi almohada,
así tener más cerca
los sueños mundanos,
que nunca consigo
alcanzar con mis manos,
sueños mundanos
para poner en tus manos.

No sé cómo róbale las notas
a una melodía de amor
y regalártelas para demostraste
que todavía sigo amándote,
como aquel primer día
en que invadiste este espacio,
mi espacio interior.

Aquí está el que sueña,
con una flor en la mano,
una lagrima pequeña
y la felicidad en un ramo,
y no es de dolor la lágrima
que riega el ramo,
donde brota la flor
prendida de tu mano
y si es aroma de amor,
que germina en tu mano.

Imagen: Misha BurlatsKy  -coda-

Desnuda



Desnuda te paseas
por los paraísos del tiempo,
enamorándome en las penumbra
callada y quieta
de tu universo paralelo,
como un mensaje escrito
en un libro de hechizos mágicos
y pócimas secretas,
que a sorbos me bebo,
conjurándome al grito
del  arpegio en llamas
en que se convierte
tu cuerpo.

Imagen: Jel Ena   -Burning-

Navegar En Los Instintos



He aprendido a navegar sobre las aguas de tus instintos,
a nadar sobre las vísperas de tus días buenos,
a deslizarme como un huracán sobre las velas de tus deseos,
a subir amarras sobre los contornos de tu cuerpo,
al naufragar con la tormenta de tus  lágrimas,
a echar anclas en las noches de eterna comunión,
he aprendido que hay un mar detrás de tus ojos, esperando
ser surcado por este marinero ilusionado, con la intención de calmar tu soledad.
                                                                                     

Imagen: azureo Wolfdancer.

Ella Y Los Silencios


Ella borda silencios desmedidos,
mientras se derrama
en el purpura de su fuerza,
a grandes remansos de suspiros.



Ella marca silencios a gritos,
palabras con alas heridas
tatuajes en corazón escritos,
mensajes con incógnitas escondidas,
se derraman en lágrimas
vertidas sobre el tablero
de un damero bicolor,
donde los blancos son cálidos
arrumacos de ardor
y los negros,
trágicos melodramas de amor.

Ella busca silencios escondidos
tras los ojos de un hombre perdido,
bajo un cielo interminable
que cubre días insaciables
de espera y esperanza,
se viste con punzadas de lejanía
que cruzan su corazón,
como flechas de melancolía
clavadas en la razón.

Ella recoge silencios en el alma
que guarda en el baúl del corazón,
recuerdos indelebles
que viajan en la canción,
de un despertar de soledades agridulces
iluminadas de realidad.

Ella mira los silencios desojando
los pétalos de la incertidumbre,
sabiendo que el tiempo
consume los te quiero,
que los anhelos se quedan en el corazón
para florecer eternamente.

Ella guarda los silencios de amor
que el vértigo callado de su pecho
ofrece y recoge como lecho
donde para siempre florecerá la flor.

Imagen: Alexander Shubin  -The Glass Bead Game-

Un Rayo



Del propósito envenenado
presto a suplica del deleite
fundí mi aliento entrecortado
bajo el arco radial y sublime
de un rayo de luz aciago
que cruzo mi cuerpo varado
a siete centímetros separado
del vértice geodésico incrustado
en cada uno de los promontorios
de tus pechos ondulados.

He aquí un hombre inmovilizado
cual belleza de mujer deslumbrado
Y te pregunte.
¿De qué profundo cielo vienes
y sobre que abismo tú me sostienes?
Yo no quiero respuestas pospuestas
tengo sed de explorar siluetas
y urgencias cargadas de intención
para pasearme por el jardín de tu tentación.

Mis ojos alcanzaron
tu solsticio de verano,
para llegar al cenit liviano
que descontrolo mi mano,
que fue directa al corazón,
a tu súbito corazón
de ser humano.

Cinco yemas encendidas
de sensaciones transmitidas,
una profunda corriente
de flujo permanente,
que dejaron a este hombre
sumido en la locura,
perdido en la compostura
de un susurro permanente,
por un te quiero permanente.


Imagen: -Moths-  Marta Dahlig