Dicen



Dicen,
que a la tercera va la vencida
pero no saben
que faltan a la verdad,
los que se quedan en la segunda
permanecen colgados
balanceándose solitarios,
suspendidos del hilo de la nada
oscilando en el equilibrio
que no va a ninguna parte,
son tan imperfectos
los guiones de la vida,
de los hombres
que muerden el polvo,
ellos no pueden volver
a recuperar sus historias
y se mueven con sigilo
consumiéndose  despacio,
entre la incertidumbre y el miedo
sedientos de recelo,
miran al suelo
y posan sus pies
en el quicio de la duda
que los asalta y tortura.
Dicen,
que ya no hay eternidades
que esperen sus virtudes,
solo ojos indiferentes
que se van con los valientes
y una guerra sin esperanza,
que se abre paso
entre las cenizas del fracaso,
para hacer prisionero
a ese soldado traicionero
capaz de hacer acopio
de un profundo amor propio.

Imagen: Tinman Conrrado Fiscareli

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola. Gracias por tu comentario.