Imposibles



En el nombre del verbo
que intento conjugar,
me quedo en el sueño
del que no quiero despertar.

Palpitan en mis entrañas
surcos de mar,
salobres rizos de violetas
que no te dejan escapar.

El cielo está prohibido
y yo lo prohíbo más,
si miro tus ojos me pierdo
donde nadie se perdió jamás.

Eres el misterio fugitivo
que atrae mi corazón esquivo,
donde la memoria es esquiva
en el horizonte de una playa perdida.

Juego a ser fuerte el mi privado
pero ya ha sido desahuciada,
por tu vida, mi vida perdida
de bohemio desterrado.

Sí, yo también creo en los milagros
y en la fuerza para dibujarlos,
no sé si al lado de la luna
con un poco de fortuna.

o entre los besos ilusionados
que jamás te he dado,
que se hacen largos y eternos
en el roció de este invierno

Y se hacen frías mis palabras
como la peor cobardía,
se cierne sobre las espaldas
en la indolente monotonía

De un diario obsoleto
en el que tú, eres fuego concreto
y yo una vela prendida
en un sueño sin vigilia.

Imagen: Adán Spizak -Eraser-

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola. Gracias por tu comentario.