A



A guijarros inmóviles
incrustados en el camino,
a eriales grises
y hombres en decúbito supino,
a miradas infames
atónito desdén,
avaricias inertes
oscuridad sin sostén,
a ventanas abiertas
a luz que tiñe las sombras,
a miradas inquietas
garabatos de poetas,
a vida des entregada,
a fetiches ciegos de disimulos
barreras y encrucijadas,
a quimeras tras los muros,
a vivir sobre las cenizas
de los desbastados estímulos,
a las desnudas asperezas
que viajan en la soledad de los silencios,
a las palabras que me envenenan,
a las tinieblas que me reinventan,
a los deseos que me ciegan
a los etcéteras que queda
y sobre todo a los que llegan…

A todo lo que me roe las entrañas…
…volar, salir por mis ventanas…
y no regreséis jamás.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola. Gracias por tu comentario.