Estimulos



Tal vez tuvieran que inventar
los tejados de Zinc,
para que yo aprendiera pintar
rayos de sol sin fin,
tal vez la escaleras tras mis ojos
suban al desván de la imaginación,
a desempolvar los enigmas
por los que late mi corazón.
Como las gaviotas solitarias,
deseo que me regalen
los primeros rayos de las mañanas
antes que entren por mis ventanas,
cierro los ojos  
buscando estímulos
que dancen en mi mente,
como bailarines ebrios
de licores del presente,
borracho de anhelos
y vientos delirantes
empujados por deseos,
con sabor a recuerdos
e ilusiones latentes,
que construyen castillos
en las nubes de mi mente,
visionarios horizontes
que se materializan en mis manos
y se hacen tan reales, tan humanos.

Imagen: Boicu Mariela "Breaknig 2012"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola. Gracias por tu comentario.