Tu Aroma




Tengo la sensación de que nunca pude emerger
de la sublime y hermética primavera de pecado,
en que me dejaste encadenado
tras el sol bruñido del atardecer.

Aun me envuelve la fina marea
que alcanzaba la playa de mi calma,
en la pleamar que se derrama,
cuando el viento se ondula y sisea
batiendo tus cabellos sobre mi cara.

Las violetas se desalman y dispersan
en fundida melancolía desierta,
que al más fuerte instinto despierta,
inundándome de aromas que besan
cual caricia que jamás olvidara.

Aroma que brota perpetuo
arrastrando el rio de los suspiros,
viento de tiempo continúo,
que me arrebata y deja los hastíos
grabados en el semblante de mis entrañas.

No quiero que se divaguen tus aromas
que me dejen entre los puntos y la comas,
de una melancolía sin sosiego,
de una noche abrupta y sin fuego,
que te aleje de mí.

2 comentarios:

  1. ¿No has puesto ninguna fotografía en este poema? es que yo no la veo, y me pareció algo raro, lo mismo son cosas de los duendecillos traviesos de blogguer.

    Tu aroma, esencia de poeta
    que envuelve tus letras
    al son del amanecer
    bordando versos que llegan,
    que acunan el alma,
    que mecen lo sentidos,
    que hacen suspirar y latir.

    Tu alma, esencia de poeta
    que transmites con tus versos
    que nos llegan con tus sílabas
    capaces de calmar la ansiedad,
    de sombras que acechan
    de lluvia que se derrama,
    tu aroma es la paz.


    Un beso, amigo mío.

    ResponderEliminar
  2. Upss, que subidon me da leer estos espléndidos versos que aquí me dejas y que me ruborizan y me halagan al mismo tiempo.
    Un beso María.

    ResponderEliminar

Hola. Gracias por tu comentario.