Amor



Amor a veces espina
que con todo termina,
callado, tenebroso y dolorido
moribundo y perdido.
Amor a veces bendición
entre las notas de una canción,
amor, amor, que anda entre surcos
para batir sus alas a los  vientos,
vivo sol de Gabriela, que lanza su lamento
“no te vale olvidarlo como al mal pensamiento”
Amor que desnuda el corazón,
a veces desviste el alma
y acaricia con calma
la gracia y la tentación,
amor que desciende y crece
se expande y florece,
amor de ojos cerrados
de sentidos colgados,
hilos de platón trenzados,
amor que se muere en callado
y resucita en privado,
amor sostenido
amor embriagado,
a veces no muere,
el amor que no puede,
el amor que no quiere,
morir,
sin vivir.

2 comentarios:

  1. Me gusta mucho la definición versada que le haces al amor, un sentimiento profundo, el que mayor valor tiene en la vida de las personas, el amor, una palabra tan simple y lo mucho que abarca, por él se mueve el mundo, por él latimos, por él también sufrimos y... cuando es así... '¡¡¡cuánto duele cuando se convierte en una espina clavada en el corazón!!!!.

    El amor es un suspiro,
    es una sinfonía inacabada,
    una caricia cercana,
    un abrazo compartido,
    un mundo de mil sensaciones,
    un susurro besado,
    la nota de una canción,
    una estrofa que penetra,
    una mirada que llega,
    un silencio entrecortado,
    el compartir entregado,
    un tú y ella sin perder la identidad,
    el huracán que hace vibrar,
    la fiebre que arde en el cuerpo.

    Podría seguir, hay tantas frases que se le pueden dedicar a ese sentimiento que se debería escribir siempre con mayúsculas porque el amor es un sentimiento universal.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Amo Amor

      Anda libre en el surco, bate el ala en el viento,
      late vivo en el sol y se prende al pinar.
      No te vale olvidarlo como al mal pensamiento:
      ¡le tendrás que escuchar!

      Habla lengua de bronce y habla lengua de ave,
      ruegos tímidos, imperativos de mar.
      No te vale ponerle gesto audaz, ceño grave:
      ¡lo tendrás que hospedar!

      Gasta trazas de dueño; no le ablandan excusas.
      Rasga vasos de flor, hiende el hondo glaciar.
      No te vale decirle que albergarlo rehúsas:
      ¡lo tendrás que hospedar!

      Tiene argucias sutiles en la réplica fina,
      argumentos de sabio, pero en voz de mujer.
      Ciencia humana te salva, menos ciencia divina:
      ¡le tendrás que creer!

      Te echa venda de lino; tú la venda toleras.
      Te ofrece el brazo cálido, no le sabes huir.
      Echa a andar, tú le sigues hechizada aunque vieras
      ¡que eso para en morir!

      Hay un aire de inspiración en estos versos de Grabiela Mistral al escribir este poema tan magistral y en el que se puede bucear hasta saciarse de delirios interiores perfectamente adornados y con una maestría sin igual.

      Catorce definiciones has versado en tus estrofas de inspiración y como tu dices hay tantas mas estrofas para definir que deberían escribirse con mayúsculas este sentimiento universal.

      Un beso.

      Eliminar

Hola. Gracias por tu comentario.