Del Café



Sentado,
colgado,
sigo
obstinado,
mirando
el fondo
del circulo
redondo,
del vaso
con poso,
de café sabroso,
silencioso,
ando,
pensando,
como
borro
de mi silencio,
el amparo
de tu sexo.

2 comentarios:

  1. Me encanta el aroma que desprende el café, y aunque yo no soy de tomar cafés, sí me gusta su olor, yo soy más de descafeinado porque sino me pongo más nerviosa de lo que soy.

    Me gusta tu poema, muy original, y es que a veces, es fácil quedarse prendado con la mirada hacia algún lugar determinado mientras la mente está en otro lugar, pensando otras cosas.

    Un beso, amigo Agapxis, hoy eché muchísimo de menos las huellas de tu comentario en mi blog.

    ResponderEliminar
  2. Yo sí soy de café, y aunque soy también de un nervioso casi compulsivo, lo tomo mucho, me encanta y sobre todo con un poquito de leche.
    Muchas veces escrito detrás de una tacita de café y me suelo perder y desconectar de todo.

    Un abrazo María.

    ResponderEliminar

Hola. Gracias por tu comentario.