Un Instante Revoloteando



Hay un instante revoloteando en mí
lo sé,  tú corres por aquí,
te revelas en brillo
de cabeza a tobillo,
hay una boca dispuesta
y una lengua sedienta
una prisa discreta
y una sonrisa concreta
un beso pensado
por un hombre osado,
un mordisco enredado
por un deseo desbocado,
hay una mano tirando
a un cuerpo acercando
y otra mano acariciando
la espalda que estas tocando,
hay una cama con sexo,
somos ángulo convexo,
viento en fricción
que cambia de posición,
de ángulo convexo,
al beso de tu sexo,
hay una mirada
sobre el oráculo de la Ilíada
y unos montes hermosos
tras los cuales se esconden tus ojos,
hay una fantasía
que se revela todo el día,
tú y yo mirándonos
y los dos lanzándonos.

2 comentarios:

  1. Hay tanto y tanto y más por leer en tu blog... que cada día quiero leer más porque descubro nuevas cosas, y ello me agrada muchísimo, el ir descubriendo cada día más tu bellísima y sensual poesía, donde con cada poema vas bordando con la pluma de tu alma, cada verso... es un placer verdaderamente leerte, amigo mío.

    Este poema es de los que te dejan tiritando el corazón y los sentidos, es precioso, y me quedo volando fluyendo entre tus versos.

    Una boca sedienta,
    una lengua revoloteando,
    una sonrisa cautiva,
    un mordisco atrevido,
    una mano danzando,
    un cuerpo curvado,
    una mirada penetrante,
    una palabra abrazada,
    un sueño alterado,
    una fantasía revelada...

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que decir, si no es un profundo agradecimiento por tus huellas que me llenan de ilusión.

      Eliminar

Hola. Gracias por tu comentario.