Soy



Soy la reencarnación de un sueño que yo mismo cree, una sonrisa de forma inesperada tras un sorbo de café, con unas gotas de armonía que siempre se rompe aunque no lo quieras creer, soy  la duda y la contradicción, la duda que me asalta porque desconfió del mundo que me rodea sobre todo del mundo que sigue las normas que se le imponen, sin tan siquiera ser valiente de extraer conclusiones, aun con el miedo a equivocarse, la contradicción por atreverme a mirar las cosas desde otros puntos de vista, incluso cuando no es el mío,  tan solo para saber y experimentar como  se vive cuando no estás de acuerdo con tus semejantes.

Soy el que en tus labios puede poner un poema, un grito  inevitable y un alboroto incontestable, es más soy una indeleble burbuja saturada, pintando interrogantes entre los movimientos de  una ola del mar de tu ansiedad.
Resisto ante el oportuno fermento de las traiciones de la vida, porque sé, que con mi desgarro solo consigo seguir siendo la marioneta que buscan los demás y pienso que es más fácil ponérselos sencillo, sabiendo que  el que sabe reírse desde dentro es capaz de borrar el dolor del corazón y descontrolar las banderas de bajeza del enemigo.


Soy una necesidad audaz debatiéndose entre sus timideces, un ufano despunte de ilógicas verdades de imaginaciones incapaces, que marchan a contraluz de ese sueño, que se forja en el saciado de mi infinito.

Imagen: -Sodoku- Anna Ignativea

2 comentarios:

  1. ¿Sabes amigo Agapxis que me he sentido identificada con tu texto? es tan profundo que ni yo mismo hubiera sido capaz de escribirlo como lo has hecho tú, aún sintiéndome identificada.

    Soy la duda, la timidez, la incertidumbre, el miedo, alguien que no entiende de leyes cuando ve que quiénes las imponen las incumplen, soy alguien que tiene miedo a equivocarse, soy un verso sentido gritándole al mundo que la vida debe vivirse para amar, para enlazarnos, para gritar las injusticias, pero sobre todo soy, gotas de lluvia empapada tantas veces por las lágrimas, y... perfectamente definida como está en mi perfil según un día escribí y ahí dejé mi inspiración en mi perfil, así me siento, y que te lo dejo aquí copiado, como huella de quién soy, y que perfectamente viene bien a tu entrada:

    "Soy, porque siento, porque estoy, porque vivo, porque veo, y me pregunto, me invado, me callo, grito y escucho al silencio a través de mi interior, avanzo, retrocedo, tropiezo, me evaporo, floto, y bailo al compás del viento."

    Un beso.




    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay María, cuantos días investigando en esta vida, exponiendo cuestiones y comulgando reflexiones, para al final ver que todo depende de las situaciones; es fácil identificarse con este pequeño alegato de sinceridad, sobre todo conmigo mismo, yo percibo la vida casi como todo el mundo, pero entiendo que las normas sociales y políticas nos hacen ser unos tiranos dependientes, yo tengo la oportunidad de contradecir, de incumplir pero no sin antes valorar, reflexionar y advertir el efecto de mi causa, quizás sea mejor sacrificar esta, antes que herir un corazón desprotegido.
      Ser un reducto de la humildad y el perdón que es capaz de hundir enemigos invencibles, no al instante, pero si en la batalla de la vida y sobre todo una capacidad de saber ser un estratega de esa vida que tan traicionera es, pero que solo nosotros somos capaces con esa estrategia de enfrentarnos a ella.

      Desde que entre por primera vez en tu bello y adictivo blog y leí estas letras que ahora me dejas aquí, fue como subir a un tren en una estación desconocida, pero que manaba un calor especial y diferente, que te daba la seguridad de dejarte llevar a cualquier sitio sin necesidad de cuestionarse nada, al final, no somos tan distintos, tan solo somos nosotros, buscando la forma de “Ser”

      Un abrazo amiga y sigamos "bailando al compás del viento"

      Eliminar

Hola. Gracias por tu comentario.