Al Azar Del Dia



En tu pecho descansa la mirada
de mi pupila desesperada
y una sombra de níquel pálido
contonea tu cuerpo cálido.
Yo soy el fauno embriagado
de lo naturales encantos,
que tu cuerpo de belleza preñado
en mis ojos ígneos ha dejado.

La sombra es un horizonte de fantasía,
la piel tórrido deseo caprichoso,
mi pupilas ya no quieren mirar al cielo
ahora los ángeles anidan sobre tu pecho,
tersan tu piel con liras de poesía
y hacen versos, versos al horizonte
de una tarde que no duerme,
saturada entre blondas de edredones,
donde el hombre sediento
del pecado de tu turgencia
voltea, en la impaciencia.

Son las sombras sobre tu piel marcadas
las que se quedan aposentadas,
deforma coronada e inconclusa,
detrás de la trasparente blusa
donde guardas tu ombligo de musa,
en el silencio de esta tarde
donde los deseos se vuelven solturas
y los cuerpos comulgan sin ataduras.

El desnudo ya es primavera
o tal vez un caluroso verano,
que esta siesta espera,
que tu piel acaricie mi mano.

3 comentarios:

  1. Las sombras visten la piel desnuda esperando ser tacto y caricia en su alma de mujer.

    Bellísimos versos.

    Mi admiración por tu manera de transmitir poesía.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María por tu fidelidad y alago que es mutuo, saludos y un beso amiga.

      Eliminar
  2. En ese alba tu mirada descasa y te da abrigo te da sombra, para calmar la sed de tu pecho , el tuyo , el de ella .... en ese amanecer el placer se hace gloria y el alma grita amor , precioso y sentidos versos, un abrazo grande desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar

Hola. Gracias por tu comentario.