¿Dónde Está?



No está en el glauco profundo de sus ojos,
donde yo he dejado descansar mis pupilas,
con la esperanza de avistar espirales ungidas,
con la dulzura de los anisados y esbeltos hinojos.

No está en la vereda de sus labios de arándanos,
que enmascaran de ácido la dulzura expresa,
de la sedienta necesidad con que me besa,
cuando juntos a los instintos nos entregamos.

No está en el regazo de su pecho cándido,
donde descansa la experiencia de mi pasión,
cual naufrago de epifanías  del corazón
que a la deriva de las olas de tu piel es aguerrido.

No está  entre las ataraxias de tu alma,
donde el filósofo desterró brotes de sentimientos
y sembró  sublimes y lucidos caldos escépticos,
que se llevaron tu más ardiente llama.

¿Dónde está entonces?

Quizás alguna vez lo sentí  fugaz y liviano,
allá en la punta de los dedos de tu mano,
donde solo la caricia puede al fin vivir,
con el propósito  de hacerme…  sentir, fluir.

Imagen: Sylwia Makris

3 comentarios:

  1. Está en la profundidad de tu alma
    en la caligrafía de tus sentimientos,
    en el contorno de tus labios,
    en la sed de tu boca,
    en el acantilado de tu espíritu,
    en el atardecer de tu mirada,
    en la espesura de tus sentimientos,
    en las caricias entregadas,
    en los suspiros derramados,
    en los latidos de tu corazón...

    ahí es donde está... en tu sentir...

    Me ha inspirado tanto tu poesía que ahí te dejo mi inspiración, leerte y fluir... todo un placer.

    Un beso, amigo mío.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja y así me salió el poema... fue escrito impulsivamente en un instante que veo me repetí en una palabra... "sentimientos" que la cambio por emociones donde dice: en la espesura de tus sentimientos, que ahí sean ... emociones...

      Corregido quede.

      Más besos.

      Eliminar
    2. El vuelo enardece, lo que repetido no desmerece, pues dejarlo a si me apetece, pues sigue modesto y embellece.

      Abrazos María.

      Eliminar

Hola. Gracias por tu comentario.