Tentación



A veces te imagino
con el intrépido deseo
de un mortal suicida
festejando cada segundo de la vida,
otras en cambio
desearía romper los cielos
y liberar las fronteras de mis miedos,
claudicar a esa voluntad
que me sirves con autoridad,
para romper este espacio
tan traidor y lacio
que me separa de mi ansiedad.

He venido
a dejar mis versos desnudos
esos que se quedaron sin alientos
observando tu atrevimiento,
no quiero crepúsculos rotos
en noches como estas
en que la luna está llena
y los sueños son arlequines
egoístas pintados de negro.

No es suficiente
con rogarme a mí mismo
por la esperanza purpura e incandescente
que se funde en mis palabras,
ese ruego desdichado
que me mira en estampida,
de esta primavera inconclusa
tan amarga como difusa,
que surge impávida
cuando cuelgo mis ojos tras tu blusa.


Y es que sigo envuelto en la  cobija
de inocula y persistente ambigüedad,
esperando como el preludio
de una obertura traslucida,
a que la música, tu música
me invite a bailar.

Imagen: Temptatión  Marina Podgaevskaya

2 comentarios:

  1. Se escucha música entre tus versos desnudos, sensualidad tentadora, amigo Agapxis, que invitan a volar sobre ellos, y volver a leerlos, lo bordas con una maestría que hace latir y me quedas sin palabras, me han encantado.

    Te felicito por la elegancia y el arte de tus versos.

    Es un placer leerte.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El placer es mio por saber que te dejas esas gotitas de tu preciado tiempo en la lectura de estos versos. Gracias María.

      Eliminar

Hola. Gracias por tu comentario.