La Manzana



Muerdes inquieta una manzana roja,
mientras invades la timidez de mis ojos,
con el descaro que irradia en tus antojos,
el  poder que en tu cuerpo se aloja.

Atrevida mantienes el mordisco pomáceo
y en el rojo fruto grabas un beso de deseo,
tu mirada sigue  retozando con mi embeleso
y en mi mente el pensamiento se hace perverso.

La manzana herida desciende por tu megilla,
hacia tu garganta se desliza tangible y sencilla,
para perderse sutil y tentadora
en el abismo de tus mamas seductoras.

Desnudas tu pecho con la intención,
de que muerda tu provocación
y muerdo empedernido
de la manzana que tú has mordido.

El juego desciende impertinente
para pararse de repente,
en el epicentro de tu vientre
donde el calor se hace inminente.

Y vuelvo a morder decidido
del fruto que guarda tu prohibido,
tus manos aprietan mi cabeza
y yo de tu vientre hago mi mesa.

Y el manjar se hace delicia,
los mordiscos ahora son caricias
y el yantar satisfacción y agrado
que nos lleva desbocados, al pecado.

Imagen: Autor desconocido.

2 comentarios:

  1. Dichoso fruto prohibido de dos bocas mordiendo el deseo llevando al placer del pecado, manjar exquisito para deleitarse y disfrutar del él, en el juego de la seducción y de la pasión, acariciando los sentidos con letras compartidas, en un mundo de vuelos donde la poesía no ha de tener barreras para un poeta como lo eres tú.

    Amigo mío, es bellísima tu entrada, una imagen y un poema seductores, sensuales, atractivos, inspiradores tanto que me han llevado a hacer una entrada en mi blog, y que ahora mismo publicaré.

    Un beso enorme, amigo Agapxis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te felicito por la entrada de tu blog, un deleite ha sido leerla y contemplarla, claro esta, Me alegra que te guste "La manzana" pero creo que me quedaron unos versos un poco forzados, de todas formas la publique y hay se queda.

      Un saludo María.

      Eliminar

Hola. Gracias por tu comentario.