Lirios



Hay un jarrón  de lirios blancos
engalanando tu ventana,
tras los esbeltos lirios
se encuentra tu cama,
yo soy el espía que acaricia los lirios,
yo soy el aire que se cuela por la ventana
y que cada amanecer junto a ti despierta en tu cama.

A noche tú cerraste la ventana
ya no veía los lirios,
ya no veía tu cama,
debiste dormir sola
porque esta mañana
en tu ventana,
dejaste tres amapolas
radiando por si solas,
ahora yo soy el centinela
que en tu ventana
guarda cuartel
yo soy el deseo

esperando saciar tu piel.

Imagen: Desconozco en autor.

4 comentarios:

  1. Como cada noche, dejare abierta mi ventana. Las amapolas la engalanan.

    ResponderEliminar
  2. Es perfecto que tengas amapolas en tu ventana.
    Siempre sera primavera en tu ventana.

    Un beso Enmanuell l.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta tu poema y la fotografía, ese precioso jarrón con lirios blancos que llegan hata aquí su aroma y que adornan la ventana, y al leer tu poema, te he imaginado como espía tras la ventana acariciando los lirios, y a la vez he respirado ese oxígeno que transmiten tus letras en el amanecer, decorado con rojas y preciosas amapolas, despertando hambriento deseo esperando ser saciada la piel. Me quedas muda cuando te leo, pero he podido algo escribir.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María, en el lenguaje de las flores el lirio blanco es símbolo de ternura, de querer y de confianza, ser observador y protector del sueño de quien amas.
      Las amapolas son símbolo de la tranquilidad, el reposo y el consuelo, tres amapolas rojas que son guardadas detrás de una ventana con un centinela que la guarda.

      Un abrazo María.

      Eliminar

Hola. Gracias por tu comentario.