No Quiero Verte Llorar



No quiero verte llorar
intuyo la angustia en tus ojos,
de tus lagrimas rompiendo equilibrios
titilantes y dispuestas a brotar,
habitando los dolores que a partida
de mi alma, no comprende tu herida
se destierran mis alegrías
al vértice de tu triste melancolía,
donde guarda su compas el silencio
esperando la ruptura del amargo salado,
que entre mis brazos extendidos
derrama la angustia de tu fluido,
en el confort de mi hombro inundado,
donde tu derrota has depositado
y la humedad se hace ternura,
en el calor del abrazo a la dulzura,
mientras mi beso a mejilla se lleva
incertidumbres a vuelo de amargura.

Y ahora somos dos almas unidas
que derraman lágrimas compartidas
para reconfortar el clamor de las heridas.


No quiero verte llorar.

Imagen: Adriana Mendiza El Abrazo

2 comentarios:

  1. Cuando el corazón se rompe en mi pedacitos, todo se vuelve gris y lluvia en la mirada del alma y de los ojos, por eso hay que dejar que fluyan las emociones, sin reprimirlas, ya que siempre es más positivo desahogarse, porque después te sientes mucho mejor, lo peor es cuando intentas reprimir las emociones, pero cuando sientes que no estás sol@, que hay alguien a tu lado que te ofrece su hombro, el abrigo de un cálido abrazo, su aliento, su apoyo, las sombras y penas compartidas siempre suelen ser más llevaderas para curar las heridas del alma, esas que solo el tiempo hace posible que se vayan cicatrizando.

    Precioso tu poema, me hiciste reflexionar sobre esas heridas que dejaron huella y que aunque creamos estamos solos, no es así, ya que siempre suele haber alguien cerca, que te está apoyando.

    Un placer siempre leerte, no dejes de escribir.

    Un beso y un abrazo, amigo Agapxis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando surge la necesidad de dejar fluir los sentimientos por cualquiera de sus causa, es maravilloso tener a alguien que te recoja y te reconforte, te impregne de la seguridad y la alma suficiente para mitigar tu sufrir.

      Un abrazo María.

      Eliminar

Hola. Gracias por tu comentario.