Nos Eleva



Un deseo imposta e invade la tarde
y una plegaria ruega tu celo,
mártires son las lágrimas de jade
que mueren en mi blanco pañuelo.

Sobre mi pecho descansa tu desdén,
entre diástoles que te lanzan al cielo
y sístoles que calman tu desconsuelo
mientras te arropo con sabanas de fino satén.

En la realidad de lo supuestamente privado,
se instala un silencio precursor y pagano
y al calor de la sabana se aventura mi mano,
palpando la carne en un dialogo tembloroso y excitado.

Se quiebran todos mis sentidos,
cuando por debajo de tu vientre
mis palpos concluyen en gemidos
y brota caliente el flujo de tu aguardiente.

Tus ojos cerrados, tus labios ansiosos,
buscan un beso casi tembloroso,
la bocas se juntan en el sueño del deseo
donde ya nacen uno a uno los jadeos.

Feroz se desviste el cuerpo en deseo,
dilapidando la calma del desamparo,
la necesidad se columpia entre ternuras,
quemazón,  caricias y posturas.

La sangre en suplicas y entregas se templa,
los jadeos se eclipsan en mis sienes,
mientras yo voy, se que tu vienes,
ciego es el deseo que de lo terrenal nos eleva.

Imagen: Autor desconocido.

4 comentarios:

  1. ¡Qué bellos tus versos y la imagen, amigo mío! imposible es no volar contigo, aquí te dejo mi inspiración, la que me acaba de fluir nada más leerte, porque tienes Alma de Poeta. Felicitaciones, Amigo.

    No he tenido problema alguno con la música, he podido abrir perfectamente el blog, la música de Richard Clayderman una delicia, desde siempre me ha encantado... es que... ¿alguien te lo chivó? jajaja :-)) Lo único que solo suena unos pocos minutos.

    Un beso.


    Elevados al cuadrado del séptimo cielo
    con los ojos cerrados en la entrega
    y las bocas abiertas al deseo
    encontrándose los besos
    en el vibrar de la pasión.

    Sueños encontrados
    sumidos en la dicha
    renaciendo entre suspiros
    reviviendo entre gemidos
    muriendo entre latidos.

    El calor nos invade
    la respiración palpita
    los cuerpos tiemblan
    entre caricias suspiradas
    acunándose al deseo.

    Alzando las alas
    elevando nuestros versos
    suspirando las almas
    la dulzura encontrada
    en la magia de los vuelos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un deseo que profesa lagrimas y al final es una entrega total, algo muy real cuando el amor esta latente a pesar de todo.
      Gracias por esta bonita inspiración, amiga es un place para mi contar con tu inspiración.

      Gracias María un beso.

      Eliminar
  2. Es un momento donde se elevan las almas y los cuerpos, uniéndose en comunión.
    Me ha gustado mucho, Agapxis.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te guste este romántico versado Auroratris y gracias por estar en este humilde rincón.
      Saludos.

      Eliminar

Hola. Gracias por tu comentario.