Desnuda Te Quiero





Desnuda, te dije te quiero
y desnuda se cruzó mi mirada
desnudo te recibo primero
cual trapecista subido en la cuerda,
equilibrado fue el deseo
que habitaba junto al espacio
de un liguero negro,
por el que grite tres veces, ¡me muero!

Tus muslos conspiran esbeltos
como muros tangibles perfectos,
protegen y guardan rígidamente
la fruta improbada de tu vientre,
inmaculada caricia de seda
mi mano resbala y se queda,
tacto en pétalo hundido
a exclamo, cenit ungido.

Desnuda ahora sé que te quiero
desnudo te quito el ligero,
el muro que fuera tangible y dotado,
ahora es abrazo convertido, en lazo.

¡Y mueres sabiendo que muero!
¡y muero sabiendo que mueres!
la muerte viaja a placeres
y yo, desnuda sé que te quiero.

Hacia Tu Cielo



Tus ojos lunas vestidas de banco
y yo soy hombre hacia tu cielo trepando,
cielo que con beso voy sellando,
sello que sobre tu piel va grabando  
los secretos de tu luz propia
que existen infieles bajo tu pie,
mi lengua degusta delicia
la tuya se sacia en avaricia
con lacerante sabor de aguamiel.

Y vienen mis manos al  cielo buscando
descifrar caricias concéntricas,
tan febriles voluptuosas y simétricas
perfectas lisonjas de cuerpo tocado,
tocado, por el tacto que delata
el camino que recorre el sentido
del suspiro que exhalado se dilata,
en creciente y rasgado gemido.


Y corren ríos de sudor empapados
que sobre meandros encallan placeres,
bellos y claros remansos
navegando tórridos en los atardeceres,
hacia el mar de las  madrugadas,
donde la luna se muestra brillante
tomando la luz constante,
de cuerpos con pieles erizadas.

Siempre



                 I
Sé que en cada amanecer
hay un verso,
que me hace florecer,
me alimento de tus besos,
mientras, dejo la vida correr,
lo demás no importa,
excepto, saber que estás tú.

                 II
Solo sé que te miro,
obviando tus palabras
y observo sigiloso
los radiantes tornasoles
en que se convierten tus ojos,
más me dejo invitar
al verbo que se va hacia la nada,
persiguiendo tu mirada,
como una cometa
en eterna subida
hacia su cielo en desesperada.

                  III
Siempre soñé con este amor,
tan desinteresado
y exento de miedo,
tan verdadero y sin dolor,
vertido a los efectos
que producen los afectos,
en la palabra evocada
que nunca te pide nada.

                  IV
Me acuerdo de aquellos días
cuando caminabas de puntillas
por los alrededores de mi vida,
con tu juventud exhibida,
con tus encantos ensalzados,
en el círculo vicioso
que este hombre deseoso,
te describía a porfía,
entre verbos armoniosos.

                  V
Sé que cuando la luna se posa
entre su coro de estrellas,
te meces con ellas,
en vuelta en un lazo rosa
y haces reverencias
a los brillos de mis palabras,
que con el negro del carbón
se graban tras mi pulso,
dictadas por el corazón.

                 VI
Desde siempre procuré
perpetuarte en mi corazón,
en vuelta entre poemas
que te hiciesen inmortal,
embriagándome de tus virtudes
convertidas en aromas,
que me llevaron sin concesión
a seguirte por la vida
tras la estela primordial
de una mujer sin igual.

                VII
Siempre hay algo en ti
que acaricia los sueños en mí,
veo venir las mañanas
y las dejo entrar por mis ventanas,
pues vienen con tus esencias
para llenarme de armonía
cada uno de los días
desde que te conocí.

                VIII
Y en las noches la luna me señalas,
me serenas con tus besos,
alimentas mis virtudes,
extirpas mis miedos
y agitas mis alas.

                IX
De palabras puras, baste una,
que sé que contigo
me sonrió la fortuna,
en el centro de tu vientre
me convierto en ombligo
y me acurruco para siempre
a compartir tu cielo eternamente.

"25 años mirando tus ojos todos los dias y un amor de 32 que no cesa"

Una Paloma




Hay una paloma paseando por la calle
que me infunde consecuente ternura,
sometiere la vista tensa dulzura
y esperanza que no sabe nadie.

A veces quisiera vencer el sentir
amortajar las pasiones,
mirar con otros ojos el devenir
el sutil iluminado peso de las sensaciones.

Es tan blanca la sisella voluptuosa
que irrumpe mi mirada
y juega bella, altiva, airosa
en profana sintonía encarnada.

Y otras en cambio mi rigor sufre y calla,
me convierte en caballero ardiente
que resurge en la batalla,
que me laza a la vida lentamente.

Hay esta ella diseñada y armada
con su traje de pluma blanca,
paseando tan fina y refinada
que me descuaja y encanta.

Lentamente inmaculada mi ternura con paciencia,
eyacula el florecer de mi casta inocencia,
que me roba un diablo vil tenebroso,
cuando ese yo mismo es tan impetuoso,
que a mi corazón, pasa los cerrojos.
                                               


                            Vuela¡¡¡  paloma, vuela¡¡¡

A



A guijarros inmóviles
incrustados en el camino,
a eriales grises
y hombres en decúbito supino,
a miradas infames
atónito desdén,
avaricias inertes
oscuridad sin sostén,
a ventanas abiertas
a luz que tiñe las sombras,
a miradas inquietas
garabatos de poetas,
a vida des entregada,
a fetiches ciegos de disimulos
barreras y encrucijadas,
a quimeras tras los muros,
a vivir sobre las cenizas
de los desbastados estímulos,
a las desnudas asperezas
que viajan en la soledad de los silencios,
a las palabras que me envenenan,
a las tinieblas que me reinventan,
a los deseos que me ciegan
a los etcéteras que queda
y sobre todo a los que llegan…

A todo lo que me roe las entrañas…
…volar, salir por mis ventanas…
y no regreséis jamás.



Vacio




A sol profundo se clava la daga y retuerce su arista pensada, se macera el sufrimiento en el letargo de un espacio que tortura un diario, se fruñe el ceño, se aprieta el labio, se derrama una lágrima en el rio del calvario.

Y se quedan solos y vacíos los mares del interior, ya no hay cantares de sirenas que dejen pañuelos blancos, sobre la arena de mi playa, ni manos en mi cara que distraigan las lágrimas derramadas, vienen y van tus lacónicos recuerdos, como bucólicos zarpazos que llenan y vacían los baúles desiertos y solitarios de este alma que jamás te olvida. A Ti.


"En algún lugar del alma se extienden los desiertos de la pérdida, del dolor fermentado; oscuros páramos agazapados tras los parajes de los días."
                                                                                                     Sealtiel Alatriste
  
Imagen: Karina Rodriguez  "profundas emociones"

Dialogo Profundo



Dijo el placer envuelto en vanidad,
yo puedo colmar al cuerpo de felicidad
y el alma levanto la mirada
y con calma casi desesperada
dijo:
de que te vale la satisfacción
si no dejas latir al corazón,
pues para conseguir alcanzarla
deberías aprender a tocarla,
con tus manos acariciarla,
con tu virtud saciarla.

Se despertaron los ojos,
pregonando los anhelos
de la fe que estaba escondida,
en un cuerpo que sangraba sus heridas,
llagas desvestidas
de vanidades afligidas,
de propósitos callados
de afectos desterrados,
motivaron a la esperanza
despertando los instintos,
abrazado a la conciencia
que armada con paciencia,
apelo a los sentidos
y enseñaron al corazón 
a amar, con razón,  con pasión.

Imagen: Peter Gric “Awaiting The Rebirth”



Silencio



Y fue el silencio el que me dio todas las respuestas,
se desgarraron detrás de cada una de mis preguntas.
Sabes…  cuando menos lo esperas todo llega
a veces es como un rojo sangre que te voltea y paraliza,
te ata al seno de la profundidad, enseñándote el miedo que miente a la realidad.

otras en cambio te impregna con los aires un verbo cálido y te susurra animándote a buscar las pesquisas que planean sobre la duda y luego cuando lo escuchas, cuando lo sientes, te comprendes y sabes que hay esta todo lo que necesitas  para seguir adelante. 

Imagen: ?

Tu Aroma




Tengo la sensación de que nunca pude emerger
de la sublime y hermética primavera de pecado,
en que me dejaste encadenado
tras el sol bruñido del atardecer.

Aun me envuelve la fina marea
que alcanzaba la playa de mi calma,
en la pleamar que se derrama,
cuando el viento se ondula y sisea
batiendo tus cabellos sobre mi cara.

Las violetas se desalman y dispersan
en fundida melancolía desierta,
que al más fuerte instinto despierta,
inundándome de aromas que besan
cual caricia que jamás olvidara.

Aroma que brota perpetuo
arrastrando el rio de los suspiros,
viento de tiempo continúo,
que me arrebata y deja los hastíos
grabados en el semblante de mis entrañas.

No quiero que se divaguen tus aromas
que me dejen entre los puntos y la comas,
de una melancolía sin sosiego,
de una noche abrupta y sin fuego,
que te aleje de mí.

Eres Hipótesis


Recorro las verdades de tu cuerpo
mientras compruebo las hipótesis en mi mente
y se perfectamente
que me pierdo en el vértigo
mientras desciendo por la pendiente
que me lleva al valle de tu vientre,
los  vientos de tus suspiros
los incrusta mi pluma,
en renglones de papiros
donde doy fe de tus variables,
con un método realizable
tan claro y profundo,
que me pierdo en tu mundo.

Mis manos certifican
lo que mis ojos explican,
tacto de seda
que  grabado me queda,
en la memoria que certifica
lo que el corazón explica.

No necesito tesis
para exponer mi hipótesis,
tan solo ser valiente
con lo que mi alma siente.

Y te doy mi meditada proposición
que despeja la incógnita a tu relación,
por el rayo de mis ojos se lanza
lo que por el hecho,
certifica mi pecho…
que eres una hipótesis de esperanza,
de  belleza y comprensión,
que no necesita explicación.

Estimulos



Tal vez tuvieran que inventar
los tejados de Zinc,
para que yo aprendiera pintar
rayos de sol sin fin,
tal vez la escaleras tras mis ojos
suban al desván de la imaginación,
a desempolvar los enigmas
por los que late mi corazón.
Como las gaviotas solitarias,
deseo que me regalen
los primeros rayos de las mañanas
antes que entren por mis ventanas,
cierro los ojos  
buscando estímulos
que dancen en mi mente,
como bailarines ebrios
de licores del presente,
borracho de anhelos
y vientos delirantes
empujados por deseos,
con sabor a recuerdos
e ilusiones latentes,
que construyen castillos
en las nubes de mi mente,
visionarios horizontes
que se materializan en mis manos
y se hacen tan reales, tan humanos.

Imagen: Boicu Mariela "Breaknig 2012"