Robarte Un Beso



He de robarte un beso
de esos que piden tus labios,
un beso infinito
mullido  entre mis abrazos,
he de robarte otro beso
así como los valientes,
poco a poco y sin exceso
para saber lo que sientes,
no sé por qué me atrevo a intuir
que hay en tus besos
algo que no te deja fingir.

Y yo me prometo
aceptar mi propio  reto
y ser el ladrón perfecto
que vaya directo
al baúl de tus afectos

Mira la luna atenta esta noche
que el mar no para de bailar,
tú eres mujer tendida en la arena
mirando la luna llena,
vestida de sirena y si dejar de cantar,
yo soy el hijo de Saturno
disfrazado de Poseidón
dispuesto a robarte un beso
y a arrebatarte el corazón.

Riendo En El Firmamento



Las miserias se hunden
como peces que gorgotean
entre las hendiduras del aliento
y las ramas ocultas del consentimiento
hay una botella de vino
desangrándose a vasos en mi garganta,
van pasando las nubes
cargadas de telas de arañas,
ya no puedo discernir
entre las plegarias de los silencios
y el hilo candente
de los estambres del alma,
la sangre del Dios que mana la tierra
me dulcifica
y llena de pereza,
mis piernas argollas de flaqueza
y la sangre
en el rio de la vena
por el que el alcohol en liviano me envenena,
sedado estoy de palabras
y tenues son los pensamientos
el caldo de Baco
se llevó mi consentimiento,
lo siento,
ahora soy una estrella
riendo en el firmamento. 

Imagen: Dios Baco  Peter Paul Rubens

Otra Vez Amar.



¿Aprenderías a amar otra vez conmigo?
desvaneciendo las milongas
y los brotes de tormentas
que nos calaron de la medula al ombligo.
A dejar las noches troqueladas de silencios,
perderse sin navegantes estelas
en las acrisoladas espumas
de un rio de silencios quebrados.
¿Aprenderías a amar otra vez conmigo?
a hacer angostos los espacios
que nos mantienen alejados
de la caricia, el beso y el suspiro,
a juntar las manos,
con los dedos apretados,
mientras las miradas
son vetas de fuegos
desvistiendo las estrellas.

Y qué me dices, de tirar la cordura,
de juntar la saliva hasta la locura,
de volver a tener ansiedad,
de desterrar de nuestros
cuerpos la soledad,
asfixiar hasta el final las nostalgias
que nos lastran el amor,
olvidar al final de la cama las letanías
que nos envenenan de cicuta y resquemor

¿Aprenderías a amar otra vez conmigo?
sin barrera, ni limite
que el cuerpo no necesite, 
pero sobre todo con amor. 

Imagen: Jeffrey Richter. The Connection.

Beso A La Camelia



Seca esta la garganta
arropada por un pañuelo de ardores
y entre tus piernas espera
una camelia sus temblores.

Despunta el rocío en el pétalo,
la gota mitiga la insaciable sed,
a lengua sibilina el pétalo beso,
mientras te encarcelo contra la pared

Tus piernas a llantos de flaqueza,
mi beso sabe a néctar retozón,
lengua que paladea con sutileza
un pétalo de camelia si compasión.

Flor de camelia abierta
que entre boca se hizo quebranto,
lloras en virtud repleta
la danza que gime tu canto.

Imagen: abuela Cris

Cartas A Mi Conciencia



Querida conciencia:

He llegado al punto de creer tantas cosas increíbles, los modos y las formas se fugan de mi vida con la única intención de recoger la ironía en dosis pequeñas a borbotones hirvientes que se escapan con la suficiente inocencia para sobrevivir en el filamento de la luz aciaga de una memoria extravagante.
La luz se sitúa al fondo a la derecha del salón de mis pretensiones y se vuelve tenue, tan tenue que tapa el desorden de los instantes que se han ido y quizás se quede agazapada para ver en cuál de los venideros debe brillar mas, me pregunto muchas veces, ¿Por qué la realidad no es tan clara como quisiera? y saltan las alarmas de mi conciencia intentado disuadirme de que la vida es más real de lo que yo creo y yo soy un performance bailando en una nube verano, esperando dejar un chaparrón en cualquiera de las calles de la vida por las que tránsito.
Ya sé que la mente es una gran asesina de lo real, que no hay que cansarse y ser generosos con los sonidos externos, que tengo que ser paciente y escucharlos hasta el final que cuando todos hayan terminado de asentarse en el interior seré capaz de discernir y escoge el único camino para aislarme del exterior y comprender todo incluso tendré la capacidad de liberar mis palabra en su vuelo, llenas de paz y libertad.
Me pregunto porque esta crisálida de materia opaca que me envuelve no es capaz de dejar escapar todo lo que mi alma guarda y todavía sigo poniendo reparos y miedos a dejar volar lo que florece dentro.
Sigo los caminos de la verdad o tal vez mi verdad, perdido entre las esquinas sombrías de una ciudad sin colinas, donde el aire se enrarece cada vez más, no pretendo ahuyentar a nadie, sino más bien asirme a las personas que quieren entenderme, que son capaces y pueden ser capaces de dejarme su estela de afecto y sacrificio, incluso con el riesgo de perderse en mi atractiva y extravagante tormenta.
Me resisto a asomarme más a esa soledad que tanto me abruma y que sigue atada en alguna parte de mí, sobreviviendo al abandono en el que la asumí, cuando me propuse reaccionar a los afectos sin la necesidad de involucrarme en ellos y con la seguridad de que me escondería detrás la ironía  cuando intentaran golpearme.
                           
                                        “ Quiero ser mi propia tierra, aunque al ararla se la lleve el viento"


  Imagen: CrisVector                           

Marchó



Marchó por la calle del dolor, con las manos en los bolsillos y los nudillos apretados, de un vacío insoportable que le entraba por la boca y se hundía poco a poco hasta dispersarse en el alma, fue cuando se dio cuenta que por su mejillas se derramada el poco amor que aún le quedaba.
Quizás sus manos estuviesen vacías y sus pensamientos volaban a su alrededor, aquellos versos que siempre escribía volaban tras de sus pensamientos en una espiral que castigaba su propia integridad…
Se iba alejando de aquel camino por el que estaba decidido a caminar.

Tus Demonios



Ya sé que no es lo que pensabas, sigo buscando demonios en la noche
que flagelen mis miedos, odio las veredas cortadas
de un amanecer con las manos atadas,
hay un sello de pureza, de rituales profanos
quizás no quiero que se sepas
que te deseo entre mis manos,
tocando la piel que se te eriza
con el tacto de mi  sexo;
bajo el ojo ciego de la luz fenecida
a golpes de nalgas,
contra mi te suicidas
y yo sigo buscando
tus demonios embebidos
tras la puerta de tu sueño,
donde de deseo me preño
en el éxtasis de mi empeño,
busco entre tus demonios
la indolencia de tu grito,
que en gemido inaudito
hurto a tu garganta,
para exhalarlo en tu oído
y ahuyentar tus demonios
demonios malditos.

Imagen; Talonabraxas -Phantaste-

Monotonía

He habitado el lado izquierdo de tu sorpresa
y a sorbos de café me quieres desterrar
o tal vez solo olvidaste el azúcar
que no le pusiste a tu promesa,

Hay una flor sobre la mesa
junto al café, aún caliente,
no lo entiendes todavía,
la flor es la forma valiente
de tapar mi cobardía.

Yo lo intento todos los días
pinto  una imaginaria sonrisa al sol
que se esconde tras la monotonía.

Y el café se va consumiendo
mientras, crece el silencio,
mientras sobre la mesa
la rosa se va haciendo invierno
y como gaviotas efímeras
alejan la promesa
que me lleva al infierno.

Las miradas siguen calladas
tras las tazas  recién apuradas,
la mía esperando romper la cobardía,
la tuya,
no sé,
creo que viaja en la monotonía.

Aturdido sigo hecho trizas,
esos viajes a isla monotonía
son como la piratería,
me roban el derecho a la valentía
y me convierten en cenizas,
nostalgia dormida,
cuerpo de polvo
y alma suicida.

Ya se asoma el mundo
disfrazado de impávido día,
pasa por mi puerta el autobús melancolía
y yo vuelvo a cogerlo en la esquina
por la que mis sueños se marchan a la deriva
con mis ilusiones inyectadas en chutes de monotonía.

Imagen: Adrian Borda -She Had Flowers In Her Hair-

Nostalgia Es Tu Piel



Mario Benedetti dice:

Nostalgia
¿De qué se nutre la nostalgia?
Uno evoca dulzuras
cielos atormentados
tormentas celestiales
escándalos sin ruido
paciencias estiradas
árboles en el viento
oprobios prescindibles
bellezas del mercado
cánticos y alborotos
lloviznas como pena
escopetas de sueño
perdones bien ganados
pero con esos mínimos
no se arma la nostalgia
son meros simulacros
la válida la única
nostalgia es de tu piel.

Y yo lo entiendo:

Se que nostalgia es tu piel.
La piel que contigo se fue
a versos yo la perfume,
eterno dulce y salado
que murió al irte de mi lado,
la piel que me dio suspiros
y copulo mis versos de sentidos,
palabras a flor de carne
vacíos que sin tinta
consiguieron dejarme,
noches de tacto caliente,
de abrazos huérfanos de mi mente,
piel envolvente,
ansia que de ti
se queda ausente,
mordisco que extraño
el tiempo burla y hace daño.
Piel que siento en mi recuerdo
nostalgia de tacto de tu cuerpo.

Imagen: La Vie  Pablo Picasso

Soy



Soy la reencarnación de un sueño que yo mismo cree, una sonrisa de forma inesperada tras un sorbo de café, con unas gotas de armonía que siempre se rompe aunque no lo quieras creer, soy  la duda y la contradicción, la duda que me asalta porque desconfió del mundo que me rodea sobre todo del mundo que sigue las normas que se le imponen, sin tan siquiera ser valiente de extraer conclusiones, aun con el miedo a equivocarse, la contradicción por atreverme a mirar las cosas desde otros puntos de vista, incluso cuando no es el mío,  tan solo para saber y experimentar como  se vive cuando no estás de acuerdo con tus semejantes.

Soy el que en tus labios puede poner un poema, un grito  inevitable y un alboroto incontestable, es más soy una indeleble burbuja saturada, pintando interrogantes entre los movimientos de  una ola del mar de tu ansiedad.
Resisto ante el oportuno fermento de las traiciones de la vida, porque sé, que con mi desgarro solo consigo seguir siendo la marioneta que buscan los demás y pienso que es más fácil ponérselos sencillo, sabiendo que  el que sabe reírse desde dentro es capaz de borrar el dolor del corazón y descontrolar las banderas de bajeza del enemigo.


Soy una necesidad audaz debatiéndose entre sus timideces, un ufano despunte de ilógicas verdades de imaginaciones incapaces, que marchan a contraluz de ese sueño, que se forja en el saciado de mi infinito.

Imagen: -Sodoku- Anna Ignativea