Un Suspiro.



Solo corre un suspiro de tu cuerpo al mío,
tres lazos rojos en la arena del lecho del rio,
un remanso perdido de palabras y sentido
y un beso de recuerdo que en mis labios ha ardido,
dejo el suspiro volar libre hacia ti
como vuelan los te quiero que te concedí
y las palabras son susurros lanzados al viento
que portan tres besos rojos de sentimiento.

De tus labios a mis labios, un beso  ¡cariño mío!
de tu boca a mi boca, tres lazos rojos ¡amor mío!
                          ¿Y el suspiro?
placer en gemidos
de nuestros cuerpos fundidos.


Imagen: De la red.

Me Pasa El Tiempo



El tiempo rasga y bifurca pero nunca se detiene,
hoy soy textura de una erosión de relojes dilatados,
de espacios atrevidos y efervescentes
que a menudo templan y son suspirados.

Hoy soy meta de ese tiempo que se prolonga,
a veces en una distancia que no comprendo,
ese tiempo que entre pautas infinitas se me marca
y grava a paciencia, la consistencia de mi recuerdo.

Y sigo siendo gravedad en el árido camino
por donde marchan contemplativos los años,
dulcificando los minutos imprevistos
que le dan al camino ese romántico sentido.

Hoy me dejo mirar entre los  anaqueles
que mi interior jamás se dejó contemplar
y me propongo los sueños en isósceles
puntiagudos anhelos que no dejaran de volar.

Y la vida se viste del más raso expresivo
o del más fino terciopelo voluptuoso
y me postra siempre delante del espejo
con la intención de verme en mi reflejo.

Hoy el tiempo me deja un chorrito de conspiración
postrado a los pies  lucidos de mis antojos
y yo lo dejo volar entre las caídas de mis ojos,
donde es jubilo apasionado de mi pobre corazón.

Hoy me desbanco como un loco consumido
de ese tiempo que me tiene comprometido
y me enredo en este corazón desordenado
en busca de la Juventud que el tiempo se ha llevado.

Imagen: De la red.

A Donde Vuelo



¿A donde vuelo sin tus ojos en mis huellas?
qué sentido tiene, no encontrarte en mis auroras
y lastrarme navegando en las horas
de tus derivas austeras e inconfesas.

Despertar en las mañanas de los diálogos,
entre las arañas de los fríos monólogos,
que se enquistan arrogantes a la espera
de una escucha lejana que no llega.

Di, ¿a donde vuelo sin el cruce de tus dedos?
entrelazados en las manos de mi voluntad,
desmedidas y perdidas a la certera oblicuidad
de un mundo de sentidos frustrados.

Esperar con el cuerpo saturado
de ilusiones soñadas y vencidas,
a que se forjen de alegrías decididas
en estos corazones  desligados.

¿A donde pongo el rumbo de mis objetivos?
que no demoren implícita confianza,
al soslayo pertinente de tus ojos
en los que quiero vivir mi templanza.

Expresión



Se macera la expresión
en el puente de un alma excitada,
desnuda  la conciencia inmediata
a la luz de la esencia en inspiración.

Sueño,
locura,
se elevo
en altura,
la expresión
razón y cordura.
Aquí está el vuelo
que macero dentro,
mi engendrada conjetura.

Imagen: Gifwave


¿Dónde Está?



No está en el glauco profundo de sus ojos,
donde yo he dejado descansar mis pupilas,
con la esperanza de avistar espirales ungidas,
con la dulzura de los anisados y esbeltos hinojos.

No está en la vereda de sus labios de arándanos,
que enmascaran de ácido la dulzura expresa,
de la sedienta necesidad con que me besa,
cuando juntos a los instintos nos entregamos.

No está en el regazo de su pecho cándido,
donde descansa la experiencia de mi pasión,
cual naufrago de epifanías  del corazón
que a la deriva de las olas de tu piel es aguerrido.

No está  entre las ataraxias de tu alma,
donde el filósofo desterró brotes de sentimientos
y sembró  sublimes y lucidos caldos escépticos,
que se llevaron tu más ardiente llama.

¿Dónde está entonces?

Quizás alguna vez lo sentí  fugaz y liviano,
allá en la punta de los dedos de tu mano,
donde solo la caricia puede al fin vivir,
con el propósito  de hacerme…  sentir, fluir.

Imagen: Sylwia Makris

Media Luna



La media luna se esconde detrás de la noche,
se sube a tientas sobre las aceras del miedo
y en espirales de fino aliento me pide,
los malditos  besos que yo le niego.

Media luna quiere ser fuerte
en el país donde quiebran las lágrimas,
más luna media se derrama y se siente
sola detrás de las noches más largas.

Luna hay noches que se queda callada
detrás de mi puerta cerrada,
esperando escuchar la voz de mí arrullo
y deja su corazón latir en silente murmullo.

Luna no quiere otro aroma, que mi aroma
y en las noches eternas de fina lluvia
sus ojos se llenan de certera y ausencia,
cuando callados se asoman a mi ventana.

Media luna ya no quiere saber de amor
y sin embargo le ruega al mismo destino
que le abra las puertas de un canto divino,
para que mi dolor, solo sea su dolor.

Si durmiera media luna tras de la montaña
y se quedara escondida tras de las tinieblas,
esperaría con su media carita iluminada
a que yo fuera sol detrás de las alborada.

Media luna escribe en el centro de las estrellas
cartas a un amor de pureza imposible
y en la estela que dejan  los cometas
expide versos ardientes y febriles.

Luna se hace custodia en el fin del crepúsculo
y en su pecho guarda con sigilo un relicario,
para poner dentro brillo dorado
a un amor con el que a tiempo se ha ilusionado. 

Andorinas



He cerrado en leve los ojos
que eran cautivos de los cielos,
para que me inunde la música
en el declive de esta tarde agostiza;
hay un compás de titubeo  sedante
que recorre mi mente en este instante,
las notas bailan mi deleite
cual gárbolas aladas
que sus alas
agitan fuertes
y me dejo llevar por el peso del tempo
que inunda mi melancolía misteriosa,
de esta melodía ignota y contagiosa
por la que esta tarde ansioso trepo.

Quizás las gráciles andorinas
que sobre mí no paran de revolotear,
vuelvan sobre mis ventanas
sus nidos otra vez a colgar
y me dejen como a Bécquer
de su hermosura disfrutar.

andorinas, que a son de mi música
gráciles no dejan de volar
y como aquellas negras y oscuras
no quiero que se tengan que machar
al país de donde no se vuelve jamás.

Inaudito es el impulso
que a las andorinas me hacen ver,
como briznas de ternura y cariño
en este fugado atardecer,
donde tal vez mi sueño
ese que me acompaña en empeño,
tan enquistado y místico
viaje para siempre sin saber,
en el ingrávido pico
de una andorina que no quiera volver.

Imagen: -Golondrinas- Aurélio Tolosa Alsina

Mas Aca

"Leerte, es una fuente para mi inspiración" 



Me disipo en el rio de mis ansias
cuando hallo las azaleas de tu cuerpo,
asaltándote cual pirómano en avaricia
que prendiera fuego entre caricias,
a las mieses de tu cuerpo estremecido.

Me lanzo al abismo de tu cuerpo
engalanándolo de azucares de placer,
tactos de manos que desbordan tu ser,
roces de labios que sacian mi boca,
cuando  beben del desenfreno
que la lujuria deja en tu húmeda copa.

Y el éxtasis te impregna de vértigo y de delirio,
y de gozo en la atalaya asientas tu exilio,
donde como azalea preciosa, saciado queda tu vicio.


Verdades



La verdad se perdió en algún lugar
de una tarde esquiva de inocencia,
apresada en la voluntad ajena
de dos miradas marchitas de azar.

Dolió, como el dolor más agudo
de una despedida inolvidable,
serpenteo por la calles sangrantes
de dos corazones ambulantes,
a la deriva, bajo una tormenta de odio
y se deshizo en el barro del olvido.

Los lunes fueron pasando sin causa,
con el insólito luto de la verdad sin pausa,
los despojos esperando a las puerta del corazón
y meditando para desbordarse en desolación.

Los meses acribillando la egoísta penuria,
de una verdad que demora y no llega
y se aletarga en el interior de esa espera
insostenible, a la sombra de un aciago día.

Los años, los años van y vienen
entre los equilibrios y sus reproches,
a saltos buscando en los horizontes
las verdades que hieren.

Verdades,
infieles y quebradas por palabras,
cobardes y destempladas
que se quedan para siempre
aquí a dentro clavadas.

"Dame un ahora en la que pueda cambiar algo de nuestras vidas,
 y lo daré todo en tan solo un segundo, para que entiendas que quiero cambiar este sufrimiento."

Detrás De Las Palabras (Soneto)



Existe una esperanza oculta en las palabras,
donde el parpadeo incierto es verso herido
que a la sombra de un silencio fue poseído,
por un pensamiento exento de nostalgias.

Ungidos serán los silencios entre sombras,
eyaculados en espera del  sonido
que se consagra como lienzo al gemido
y liberadas entre labios son lanzadas.

Palabras, por las razones acurrucadas
que el hombre redimió de maldita tortura
y al sentido invoco para ser curadas

Palabras llenas de esperanzas endulzadas,
que impiden letargos en hombres sin soltura
y tranquilizan las almas vulneradas.

Imagen: katjafaith

Tentación



A veces te imagino
con el intrépido deseo
de un mortal suicida
festejando cada segundo de la vida,
otras en cambio
desearía romper los cielos
y liberar las fronteras de mis miedos,
claudicar a esa voluntad
que me sirves con autoridad,
para romper este espacio
tan traidor y lacio
que me separa de mi ansiedad.

He venido
a dejar mis versos desnudos
esos que se quedaron sin alientos
observando tu atrevimiento,
no quiero crepúsculos rotos
en noches como estas
en que la luna está llena
y los sueños son arlequines
egoístas pintados de negro.

No es suficiente
con rogarme a mí mismo
por la esperanza purpura e incandescente
que se funde en mis palabras,
ese ruego desdichado
que me mira en estampida,
de esta primavera inconclusa
tan amarga como difusa,
que surge impávida
cuando cuelgo mis ojos tras tu blusa.


Y es que sigo envuelto en la  cobija
de inocula y persistente ambigüedad,
esperando como el preludio
de una obertura traslucida,
a que la música, tu música
me invite a bailar.

Imagen: Temptatión  Marina Podgaevskaya

Con Los Ojos Cerrados



Con los ojos cerrados, descanso,
el equilibrio ha sido tu pecho,
todavía sigo hilvanando  corazones
con el humo de mis sensaciones.

Agoniza mi deseo y subyace
en el destierro de tu cuerpo,
es el egoísmo desinteresado
de ese tiempo que te he robado.

Y en la superficie que reina
en este extenuado y lacio silencio,
voltean como granos de arena
los instantes de nuestro juego.

Con los ojos cerrados, recuerdo
mi mano inocente
como bella durmiente
rozando tu cuerpo

Tocaba la piel  de talco
debajo del moreno bello
de tus senos desnudos,
apenas hace unos minutos,
descubriendo el códice secreto
de tu piel tersa y suave
y mi labio era beso indiscreto
sobre tu pezón jaspe;
sentí tu ansioso escalofrió
detrás  tus ojos perderse,
en el vano infinito
donde nadie podía sostenerte.

Con los ojos cerrados, seguimos,
las caricias nos arroyaron,
como un tren sin contención
que se dejo a los pasajeros
colgados en la estación,
besos fundidos,
de pasión incontenidos,
el juego eras destreza
y arrincono la pereza.

Con los ojos cerrados, en penumbra,
fue la dulce marea de tus abrazos
la que marco en mí, tu cuerpo desnudo,
sobre mi vientre fueron alzados
tus encantos revelados
y en la penumbra del deseo
me encamine al valle de tu sagrado,
donde como caballero lanzado
a su reina entrego, 
el torneo ganado.

Imagen: "Pastel Sec" Kiera Malone

Tratando De Entenderte



Podría yo entenderte a ti,
tal vez el tiempo me dará el sí,
y confirme el vuelo de la monotonía,
de esa estafa de soledad
alevosa y sin piedad,
en que tu callada anarquía
te sobrepasas todo el día,
y mina tu centro invencible de gravedad.

Las trizas sin recoger,
esas minutas pérdidas
que dejas entre ver,
cuando en tu pecho sangran heridas
heridas que no logras retener.

Suplicas clemencias sin necesidad,
con la sola intención de camuflar tu ansiedad,
escondida tras la esquina de tu resignación
donde sabes que te salva tu intuición.


Y podría yo renunciar a comprenderte
y sin embargo me estrello en las horas
de mil minutos de silencio sin auroras,
consumidos sin calma para entenderte.

Y a pesar de todo:

Sé que eres crisálida si piedad,
a la cual le saldrán dos alas hermosas
y después de una eternidad,
pensaras como las bellas mariposas.

Imagen: Mujer convirtiéndose en mariposa -Angélica Díaz Rafol-