....................................................

Tu Espalda

"Toda la noche escribo para buscar a quien me busca.
Palabra por palabra yo escribo la noche"
 Fragmento de "Sous la nuit" de Alejandra Pizarnik





La noche es luna en la ventana,                 
lluvia de luz plata en tu espalda,
caricia discreta en tu piel morena,
que yacida en la cama
descansa placida y serena.

Mis manos ansias y dilema
deseo imaginado de palabra,
que busca imperioso un papiro
donde plasmar el soplo de mi suspiro.

Tu cuerpo remanso de Morfeo,
que me presta su espalda
con belleza desmedida
en el vuelo de mi deseo.

Mi dedo traza espirales imaginarios
al susurro de mis labios
y se disfraza de suave pincel
que en imaginario acaricia tu piel.

 Y se posa sobre el papiro de tu espalda
con la dulzura de una caricia tatuada,
dejando en el camino un te quiero
grabado con tinta del alma.


Imagenes: Extraídas de la red.

Centinela



Acostarme con sigilo
a la vera de tu sombra,
arriesgarme a lo profundo
sin dejarte soñar sola.

Vencería las barreras
que me impone la noche
para ser el centinela
de tu vigilia carmesí,
de la quietud que nos acoge,
donde trepa la palabra
en diálogos lisonjeros,
que acunan nuestros sueños,
esos que abrazados
nos hacen volar juntos
y muy lejos.

“A ti mi amada y soñadora compañera yo soy tu centinela.

Centinela de tus ojos,
guardián de tu encanto,
pañuelo de tu llanto.

Centinela de tu dolor
calmante y flor,
gota de dulzor
que diluya tu amargor.

Centinela de tu espera
ladrón  de tu tristeza
arlequín de primavera
que a corazón se entrega.



Velare tus sueños.

Imagen de la red.

Laberintos De Libertad. (Encuentro Literario)

Laberintos de libertad
entre pupilas ciegas
de envidiosa ansiedad,
vigilantes de moralidad
hipócritas mecenas
con pupilas lujuriosas
disfrazadas de honestidad.


Veis como florecen las palabras
en medio de vuestra adversidad,
podréis cortar la yerba de la belleza
pero nunca la raíz del pensamiento
que del alma brota en pureza
y se hace sentimiento.


Desnudar dicen ello
las pupilas de inmoralidad
y no saben que desnuda es la belleza
cuando se mira
con los pupilas de la libertad.

Ataran mis manos,
cortaran mi lengua,
rasgaran mis papiros,
pero jamás podrán
extirpar los sentimientos
que de mi brotaran.

Cicatrices sangrantes
en el sendero de la palabra,
penumbra en el invierno
que marchita la belleza,
hojas de miedo
en el invierno
de los corazones,
¿quien puede destruir
lo que grita el sentimiento
y alegra la pupila
del ojo sensato?



Laberintos de libertad
se pierden en la envidia,
burbujas de odio
que esconden su identidad,
indolentes miserables
carentes de sensibilidad.

Quien pone velo al ojo
y prohíbe el verbo,

mata la libertad.

Imagen: Siro Anton - Salvation.

Sombras y Paraíso (Encuentro Literario)



Cuantas veces me voy a envolver en el dolor de mi reproche, quiero intentar salir de mi crisálida, esa que me saca de la realidad y me lleva a la idolatracción de tu ser.
Me pierdo en las SOMBRAS de mis deseos, en un intento de no afrontar el veneno de mi intención, que me corroe  en la desesperación por la desmedida de tu falta y es que no me basta la entrega de cada uno de los poros de tu piel, soy un adicto a tus caricias, esas que vienen detrás de tu maliciosa sonrisa, mientras yo me hago gozo perpetuo en la incógnita de mi corazón.
Vivo con la necesidad de arrancar de ti el beso de cada instante, de saciar mis labios y saturarme de tu mirada, mientras el tiempo se me escapa en esta noche de sueños separados de tu vera, en la que mi locura no quiere ver la luz de la madrugada ni despertar y saber que estoy solo en la alborada.

Despertar con el corazón arrancado y descubrir que te lo llevaste entre los dedos de tus manos, acariciándolo, mientras arrancabas con tus besos cada una de las arañas que pululaban sin control y que marcaban el dolor de una vida sin rumbo, saber que hay calidez donde una vez corrió el veneno dejando sangrientos rastros de dolor, mientras, sigiloso encuentro las SOMBRAS que perdí en las esquinas del infierno de las falsedades, saber que llegara el día en que resucitare del agónico ahogo en que me sumió lo vida en los infiernos, para despertar con el suave terciopelo de tus labios abriendo paso a mis frescos suspiros.

Y volare nuevamente al PARAÍSO de tus brazos donde encontrare la LLAVE  capaz de abrir la puerta del refugio de mis ilusiones, las que solo encuentro cuando me abrazo a ti y pongo mi cabeza en descanso sobre tu pecho.

Imagen: desconozco autor.

Poesía Para Ella II



Dices que tu vida es un viento en turbulencia que te arroja a la soledad, que a veces te sumes en la nostalgia que te separa de los afectos compartidos y te lanza a la distancia de un frio navegar, entre las aguas de un mar de pensamientos que se enquistan y no te dejan respirar.

Y yo me quedo perdido en la playa de ese mar de turbulencias, viendo tu soledad alejarse entre tus ojos, sin poder parar el viento que se los lleva hasta ser incapaz de reconocerlos.

Basta ya.
Ya no quiero quedarme en la arena de la playa sin salir a navegar, quiero ser un bravo marinero que no le tenga miedo a los vientos de tu mar, quiero encontrar las palabras de aliento que nos lleven a navegar por mares de calma y felicidad.


Podríamos murmurarle a tu viento y desquitarnos de la soledad, que nos dejan las turbulencias y buscarnos un rincón en el silencio, para anclar los besos y las caricias que navegan entre las olas de tu mar, podríamos echarnos a volar como gaviotas desbocadas que no paran de jugar y a si contener las miradas que nunca debemos de dejar marchar, podíamos acariciar los meandros de nuestra vida y desatar las odiosas monotonías, para que se las lleven los vientos de los que te quiero arrebatar, podíamos cogernos de la mano y solamente caminar, para  que nunca más juntos sintamos soledad.

Poesia Para Ella




Dejare que la mesura me acompañe al ver el glauco despertar de tus ojos inevitablemente sometidos y sumisos y dejare que tus sentidos se prendan en fuego, fuego desmedido que apacigüe el furor de las garras de la fiera que hay en ti y que ya no quiere dormir.
Apretare mis manos dividiendo mi ansiedad, para someterme a tus necesidades, esas que delimitan tus fronteras, las cuales respetare con indulgencia, me vestiré de dulzura y pondré un licor de amor impasible  y tan tenaz que consiga enardecer cada día este compromiso que formamos tú y yo, para que la vida tenga un sabor especial, ese que se dispara en el iris de tus ojos cuando te miro y que somete mi corazón en entrega a ti.

Seré una sumisa gota de amor que respete tu libertad y exigiré a mi falta y necesidad que se calme en la esperanza y que se realice en tu voluntad, moriré con tu tristeza y en la lucha por arrebatártela  para que te liberes en mí y te derrames de amor.

                                                      Porque tu eres poesía, mi poesía.




Latidos.



Margaritas de aliento
prende mi corazón,
hinojos al viento
me llevan a tu tentación.

Aún estoy vivo
esperando pase la tempestad,
aún hay sangre corriendo
en este corazón latiendo,
a pesar de la oscuridad.

¡Calla! me reclama el latido,
cuando palpita tu nombre
en ese golpe enloquecido
que me enciende
hasta el más profundo
de mis sentidos.

¡Ama! me dice el latido,
cuando palpita exaltado
estando contigo.

Y yo me deslizo
y me preparo para saltar
de tus labios
a tu ombligo
y allí me quedare acurrucado
para soñar,
con un sueño de locura,
de éxtasis incontenido
que volara
y se perderá
en un viaje
a tu prohibido.

Quizás la tormenta
se desate como un lazo
y se quede en llovizna
y me deje bailar para siempre
sumido en tu abrazos.

Margaritas de aliento
prende mi corazón,
hinojos  mojados
necesitan quedase en tu corazón.

Imagen: Desconozco autor.