....................................................

¿Qué piensas tú?



Amor que se me ha metido en el cuerpo y se me ha quedado en el alma.
Si quieres salir, te acurruco con ganas, si te quedas que sea porque me tienes ganas, amor te cierro las puertas y te me escapas por las ventanas esas que siempre permanecen abiertas en mi alma.
                          
Y tú que entras y sales
por los umbrales de mis portales,
que lanzas al vuelo mensajes
enhebrados en letras llenas de corajes,
que pones en tu regazo
los cirios del tiempo
donde florece y se engendra mi sueño.
Y tú, que todos los días me despechas
y quieres abrirme entre tus brechas
mientras me dejas colgado
en el atrevido de tu morado.

Amor que todos los días me miras a los ojos con discursos encantados, por una vida inquieta en la que juego como marioneta, que al toque de cuerda baila en conjuros temblados, que se desvanecen pero no se quedan olvidados.

Y tú, que te desnudas en la sombra
en la que me faltan tus ojos,
en la que siento tu alma
mimar mis antojos.
Y tú, que me llevas tras el verbo
calándome hasta los huesos
y me sacas el aliento
cuando imagino el sabor de tus besos.
Y tú, que me dejas ocultos
colores de esperanzas,
vestidos de adivinanzas,
que solo entienden los enamorados,
¿qué piensas tú?



El amor es algo bello que te encuentra sin darte cuenta.

Imagen: Diego Dayer

Feliz Navidad a todos los amigos blogueros.

Que tengáis  unas felices fiestas y un comienzo de año genial  y que el nuevo año deje volar la mejor inspiración en vosotros amig@s.

Una reflexión para estos días:

EL DAR
Dais muy poco cuando dais
lo que es vuestro como patrimonio.
Cuando dais algo de vuestro interior
es cuando realmente dais.
Hay quienes dan poco de lo mucho
que tienen y lo dan buscando
el reconocimiento y su deseo oculto
daña sus regalos.
Y hay quienes tienen poco y lo dan todo.
Es bueno dar algo cuando ha sido pedido,
pero es mejor dar sin demanda, comprendiendo.
Y, para la mano abierta,
La búsqueda de aquel que recibirá
es mayor alegría que el dar mismo.
¿Y hay algo, acaso, que puede guardarse?
Todo lo que tenéis será entregado algún día:
dad, pues, ahora que la estación de dar es vuestra
y no de vuestros herederos.
Decís a menudo: “Daría,
pero sólo a quien lo mereciera”.
Los árboles en vuestro huerto
no hablan de ese modo,
ni los rebaños en vuestra pradera.
Ellos dan para vivir,
ya que guardar es perecer.
Todo aquel que merece recibir
sus días y sus noches
merece de vosotros todo lo demás.
Y aquel que mereció beber el océano de la vida
merece llenar su copa en vuestra pequeña fuente.
Mirad primero si vosotros mismos merecéis dar
y ser el instrumento de dar.
Porque, en verdad, es la vida la que da a la vida,
mientras que vosotros, que os creéis dadores,
no sois más que testigos.
                                                             

                           Khalil Gibran
                                                                             Escritor , poeta Libanés (1883 - 1931)







Comprensión




Augurios que en el cielo escriba
mas vuelan siempre a la deriva.

Pero no puede más mi constancia
¡Calla! niño, ¡calla!
a veces me digo,
¿por donde transita mi palabra
que se muere en los labios
impacientes de comprensión?

Templo al comodín del silencio
que se embriaga de notas sordas,
melodías que ajan las hordas
de un común desprecio.

Impotencia de la tiniebla pura
roe lo que me condena y ciega,
que aun en lágrima la ilusión perdura

y muere perdiendo la compostura.

Imagen: de la red.

Cuatro Corazones


Amigos Para siempre.



Porque sentir  nace del alma
y el alma supera a la vida,
por ese rayo de luz
que mantienen tus ojos
cuando se desploma una lagrima
acorralada y sin salida,
porque la confianza
no necesita ni siquiera palabras
cuando el tiempo pasa
y se mantienen en los corazones
el apego, el amor y las ilusiones.

Porque nada impedirá
que caminemos juntos
como cuatro gotas de anhelos
dispuestos a no separarse.

Porque la vida
se llena de recuerdos
que no se pueden olvidar,
que se atrapan en nuestra memoria
y a pesar de los miedos y los temores
siempre vuelven a nosotros
para florecer
y reforzar nuestros corazones.

Y porque a pesar de que la vida,
la distancia,  el tiempo
y las piedras del camino
que nos puedan separar,
tan solo un instante
en muestras miradas
bastara para volver a caminar juntos.

Imagen; Sobre la amistad - Enrique Donoso

Suave Brisa (Encuentro Literario)




Suave brisa que mece los lirios
los lirios que llevo entre mis dedos,
fragancia dormida que oculta mi llanto,
tú nunca sabrás que muero por tu encanto.

Suave brisa que se lleva los “te quiero”
pecho mío dolorido que pone alas a su lucero,
callado corazón que resiste severo
sin pronunciar las palabras por las que muero.

Suave brisa que pone alas a los lirios
que lanzo al aire y libro de sus martirios,
volad, volad como incansables pajarillos,
volad a su pelo negro y dormir en sus zarcillos.

Perfumar con vuestra fragancia                  
lo que yo darle no puedo,
que mi virtud se hace elegancia
 y el secreto se derrama en mi pañuelo.

Suave brisa que empuja los lirios
en sus fragancias van mis delirios,
en ellos se sesgan la pena
que canto en este bello poema.

Imágenes: Bill Gracey

En El Deseo.



Por las frías noches de diciembre
anda mi cuerpo gélido de caricias carnales
puñales de deseo ardientes
desangran de luz mis vanidades.

El alma llora de inconciencia
con el letargo de la soledad.
la falta se hace sobriedad
cuando necesito morder tú presencia.

Deseo que irradia y retuerce mi sangre,
lascivo calor que me invade,
hechizo ciego de tu pecho,
verdor frío en la nieve de tu lecho.

Burla mi boca la necesidad de morder tú esencia,
mientras galopa la impotencia
donde posa mi aliento
la calma de su tormento.

Deseos que como escarpias buscan sus asilos
en el florecer del sueño de tus pistilos,
tactos de carne prohibidos
por el que gimen mis ardores atrevidos.

Por las frías noches de diciembre
busco tu presencia encendida
y en mi cama no está el calor de tu vida
ni el derroche de tu entrega prohibida.

"Eres el veneno más ardiente

el que me mata cuando estas ausente"




Imagen: Alexander Shubin The nude in the dark

Aquí Estoy Callado.



Aquí estoy callado
acariciándote
intentando no dañar el silencio,
meditando mis palabras
esas que aprendieron del dolor del pasado
y que en las noches de soledad
se preguntan por el sentido de la vida
y buscan las razones para continuar
a pesar de los errores,
aquí estoy callado
con mis armas escondidas tras mi lengua
en mi pensamiento,
sabiendo que los momentos se pueden repetir
pero que los hechos despuntaran a otras almas,
porque yo sé lo que es pasajero
y lo que se queda para siempre en tus recuerdos.
Mírame,
acaso no ves la luz de mis ojos,
acaso no vez que mi humanidad
me hace desfallecer,
pero que me supero
buscando la divinidad
que sepa discernir
entre mis ángeles
y mis demonios,
mientras
me dejo llevar
por esas gotas de locura
que me vienen tan bien
para comprender,
que en el amor como en la guerra
no lo puedes prever todo
y que a veces lo insignificante
puede ser una herida tan grande como mortal,
pero que en las cenizas
hay que buscar el perdón
ese que mata el odio
y que al final purifica el alma
y la hace crecer.

Imagen: tomada de la red.

La Música Suena. (Encuentro Literario)





"Mujer, cierra los ojos para que no se escape la luz de tu alma y siente la música."



La música suena como arpegio susurrante que consume hasta el fondo de las emociones, hay una copa en tu mano con aromas volátiles de brandy de placer, tras ella, tus ojos escondidos, con esa coquetería tan dulce que remueve mi ser y su brillo, su brillo perpetuo, ese que me enamora y a la vez me arrastra a la deriva, como un barco sin rumbo cual tormenta lo pone en el fin del mundo.

La música suena y desvanece la percusión del tiempo, hace calor, un calor imaginario que incomoda nuestros cuerpos, yo necesito un instante de invierno, donde aparta mi mirada, un refugio donde huir desesperadamente, para que calme el ardor que invade mi cuerpo al dictado de su conciencia, aparto la vista de tus ojos y me refugio en los acordes que acarician mis sentidos, cierro los ojos  y dejo mi cuerpo balancearse en suave vaivén, mecido por las notas que como azucarillos se diluyen en mi mente para estimularla en una orgía de instintivo placer.

Y sigo danzando al compás los acordes, como solitaria y ciega marioneta que pendiera de un solo hilo, al que las notas nunca terminasen de acariciar, siento tu presencia en mi espalda, sostenida en un acercamiento eterno, que esperase un abrazo inminente que se deja desear en la extenuación de mi mente excitada.



Siento la llegada de tu cuerpo a mi espalda y se me eriza la piel, mientras, tu mano derecha se agarra a mi cintura, noto el calor de tu vientre y la presión de tus caderas que ahora siguen el ritmo de la música, tu mano izquierda, al unísono, atrapa la mía acurrucándola contra mi pecho, sé que sientes mis latidos desbocaos, que ya no marcan el compás de la melodía y se aceleran a progresivos golpes de excitación , creo que se me pierde la melodía tras el aire que fluye de tus labios junto a mi oído, cuando por encima de mi hombro posas un beso lago y profundo desde mi mejilla hasta el escalofrió de mi cuello y sigue la música sonando, mientras bailamos esta melodía, tan deliciosa como eterna, sabiendo que los corazones bailaran fundidos para siempre, quemándose en el fuego de la pasión.

"Mujer, cierra los ojos para que no se escape la luz de tu alma y siente la música"


Bailemos.


Imagenes. De la red.